Mostrando entradas con la etiqueta SAN LORENZO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta SAN LORENZO. Mostrar todas las entradas

miércoles, 10 de agosto de 2016

ORACIÓN A SAN LORENZO


Oración a San Lorenzo

Señor Dios: Tú le concediste a este mártir un valor impresionante 
para soportar sufrimientos por tu amor, y una generosidad
 total en favor de los necesitados. Haz que esas dos cualidades 
las sigamos teniendo todos en tu Santa Iglesia: 
generosidad inmensa para repartir nuestros bienes entre los pobres, 
y constancia heroica para soportar los males y 
dolores que tú permites que nos lleguen.

Amén

SAN LORENZO, DÍACONO MÁRTIR, 10 DE AGOSTO


Hoy celebramos a San Lorenzo, famoso diácono mártir que murió quemado en una hoguera
Por Abel Camasca


 (ACI).- “La Iglesia de Roma nos invita hoy a celebrar el triunfo de San Lorenzo, que superó las amenazas y seducciones del mundo, venciendo así la persecución diabólica”, dijo una vez el Obispo San Agustín en uno de sus sermones.

San Lorenzo era uno de los diáconos que ayudaba al Papa San Sixtus II, quien fue asesinado por la policía del emperador mientras estaba celebrando Misa en un cementerio de Roma.

La antigua tradición cuenta que San Lorenzo, al ver que iban a matar al Pontífice, le dijo: “Padre mío, ¿te vas sin llevarte a tu diácono?” y el Santo Padre le respondió: “Hijo mío, dentro de pocos días me seguirás”.

San Lorenzo se alegró muchísimo de saber que iría pronto al cielo y, viendo el peligro que se aproximaba, recogió todos los bienes que la Iglesia tenía en Roma, los vendió y repartió el dinero a los más necesitados.


El alcalde de  la ciudad, que era pagano y apegado al dinero, llamó a San Lorenzo y le mandó que le lleve los tesoros de la Iglesia para costear una guerra que el emperador iba a empezar. El Santo le pidió unos días de plazo para reunirlos.

El diácono entonces juntó a los pobres, lisiados, mendigos, huérfanos, viudas, ancianos, mutilados, ciegos y leprosos que él ayudaba con las limosnas. Mandó llamar al alcalde y le dijo que ellos eran los tesoros más preciados de la Iglesia de Cristo.

El alcalde, lleno de rabia, lo mandó matar lentamente, prendieron una parrilla de hierro y ahí acostaron a San Lorenzo. Los fieles vieron el rostro del mártir rodeado de un esplendor  muy hermoso y sintieron un aroma agradable, mientras que los paganos no percibían nada de eso.

Tras un rato de estarse quemando por un lado en la parrilla, el valiente mártir le dijo al juez que le dieran la vuelta para quedar completamente quemado. Cuando ya se acercaba su hora y con una tranquilidad impresionante, pidió a Dios por la difusión del cristianismo en el mundo y partió a la Casa del Padre el 10 de agosto del 258.

Se dice que este martirio significó el declive de la idolatría romana y que la Basílica de San Lorenzo en Roma es considerada la quinta en importancia.

La devoción a este gran Santo se ha expandido por todo el mundo y muchos pueblos y ciudades llevan su nombre.

Incluso el nombre del equipo de fútbol favorito del Papa Francisco, el  Club Atlético San Lorenzo de Almagro, es en honor al diácono mártir. Tal como fue el deseo del salesiano P. Lorenzo Massa, en los inicios de fundación del  equipo.

____________________


Biografía de San Lorenzo 

Su nombre significa: "coronado de laurel".

Los datos acerca de este santo los ha narrado San Ambrosio, San Agustín y el poeta Prudencio.

Lorenzo era uno de los siete diáconos de Roma, o sea uno de los siete hombres de confianza del Sumo Pontífice. Su oficio era de gran responsabilidad, pues estaba encargado de distribuir las ayudas a los pobres.

En el año 257 el emperador Valeriano publicó un decreto de persecución en el cual ordenaba que todo el que se declarara cristiano sería condenado a muerte. El 6 de agosto el Papa San Sixto estaba celebrando la santa Misa en un cementerio de Roma cuando fue asesinado junto con cuatro de sus diáconos por la policía del emperador. Cuatro días después fue martirizado su diácono San Lorenzo.

La antigua tradición dice que cuando Lorenzo vio que al Sumo Pontífice lo iban a matar le dijo: "Padre mío, ¿te vas sin llevarte a tu diácono?" y San Sixto le respondió: "Hijo mío, dentro de pocos días me seguirás". Lorenzo se alegró mucho al saber que pronto iría a gozar de la gloria de Dios.

Entonces Lorenzo viendo que el peligro llegaba, recogió todo el dinero y demás bienes que la Iglesia tenía en Roma y los repartió entre los pobres. Y vendió los cálices de oro, copones y candelabros valiosos, y el dinero lo dio a las gentes más necesitadas.

El alcalde de Roma, que era un pagano muy amigo de conseguir dinero, llamó a Lorenzo y le dijo: "Me han dicho que los cristianos emplean cálices y patenas de oro en sus sacrificios, y que en sus celebraciones tienen candelabros muy valiosos. Vaya, recoja todos los tesoros de la Iglesia y me los trae, porque el emperador necesita dinero para costear una guerra que va a empezar".

Lorenzo le pidió que le diera tres días de plazo para reunir todos los tesoros de la Iglesia, y en esos días fue invitando a todos los pobres, lisiados, mendigos, huérfanos, viudas, ancianos, mutilados, ciegos y leprosos que él ayudaba con sus limosnas. Y al tercer día los hizo formar en filas, y mandó llamar al alcalde diciéndole: "Ya tengo reunidos todos los tesoros de la iglesia. Le aseguro que son más valiosos que los que posee el emperador".

Llegó el alcalde muy contento pensando llenarse de oro y plata y al ver semejante colección de miseria y enfermedad se disgustó enormemente, pero Lorenzo le dijo: "¿por qué se disgusta? ¡Estos son los tesoros más apreciados de la iglesia de Cristo!"

El alcalde lleno de rabia le dijo: "Pues ahora lo mando matar, pero no crea que va a morir instantáneamente. Lo haré morir poco a poco para que padezca todo lo que nunca se había imaginado. Ya que tiene tantos deseos de ser mártir, lo martirizaré horriblemente".

Y encendieron una parrilla de hierro y ahí acostaron al diácono Lorenzo. San Agustín dice que el gran deseo que el mártir tenía de ir junto a Cristo le hacía no darle importancia a los dolores de esa tortura.

Los cristianos vieron el rostro del mártir rodeado de un esplendor hermosísismo y sintieron un aroma muy agradable mientras lo quemaban. Los paganos ni veían ni sentían nada de eso.

Después de un rato de estarse quemando en la parrilla ardiendo el mártir dijo al juez: "Ya estoy asado por un lado. Ahora que me vuelvan hacia el otro lado para quedar asado por completo". El verdugo mandó que lo voltearan y así se quemó por completo. Cuando sintió que ya estaba completamente asado exclamó: "La carne ya está lista, pueden comer". Y con una tranquilidad que nadie había imaginado rezó por la conversión de Roma y la difusión de la religión de Cristo en todo el mundo, y exhaló su último suspiro. Era el 10 de agosto del año 258.

El poeta Pruedencio dice que el martirio de San Lorenzo sirvió mucho para la conversión de Roma porque la vista del valor y constancia de este gran hombre convirtió a varios senadores y desde ese día la idolatía empezó a disminuir en la ciudad.

San Agustín afirma que Dios obró muchos milagros en Roma en favor de los que se encomendaban a San Lorenzo.

El santo padre mandó construirle una hermosa Basílica en Roma, siendo la Basílica de San Lorenzo la quinta en importancia en la Ciudad Eterna.

lunes, 1 de agosto de 2016

SAN LORENZO, DIÁCONO Y MÁRTIR, 10 DE AGOSTO

Lorenzo, Santo
Memoria Litúrgica, 10 de agosto


Por: n/a | Fuente: Enciclopedia Católica 



Díacono y Mártir

Martirologio Romano: Fiesta de san Lorenzo, diácono y mártir, que deseó ardientemente acompañar al papa Sixto II en su martirio. Según cuenta san León Magno, recibió del tirano la orden de entregar los tesoros de la Iglesia, y él, burlándose, le presentó a los pobres en cuyo sustento y abrigo había gastado abundantes riquezas. Por la fe de Cristo, tres días más tarde superó el tormento del fuego, y el instrumento de su tortura se convirtió en distintivo de su triunfo, siendo enterrado su cuerpo en el cementerio de Campo Verano, que desde entonces fue llamado con su nombre (258).
Breve Biografía

San Lorenzo (mártir), uno de los diáconos de la iglesia romana, fue una de las víctimas de la persecución de Valeriano en el año 258, al igual que lo fueron el Papa Sixto II y muchos otros clérigos romanos. A comienzos del mes de agosto del año 258, el emperador emitió un edicto ordenando matar inmediatamente a todos los obispos, curas y diáconos ("episcopi et presbyteriet diacones incontinenti animadvertantur" -- Cipriano, Epist. lxxx, 1). Esta orden imperial se ejecuto inmediatamente en Roma. El 6 de agosto, el Papa Sixto II fue capturado en una catacumba y ejecutado de inmediato ("Xistum in cimiterio animadversum sciatis VIII id. Augusti et cum eo diacones quattuor." Cipriano, ep. lxxx, 1). Otros dos diáconos, Felicísimo y Agapito, fueron ejecutados el mismo día.

En el calendario romano de fiestas del siglo IV su fiesta coincide con dicha fecha. Cuatro días más tarde, el 10 de agosto del mismo año, Lorenzo, el último de los siete diáconos, también sufrió la muerte de un mártir. La muerte de este santo mártir es en esa fecha según el calendario de Filocalo para el año 354.

Este almanaque es un inventario de las principales fiestas de los mártires romanos de mitad del siglo IV; también menciona la calle donde se encontraría su tumba, la Vía Tiburtina ("III id. Aug. Laurentii in Tibertina"; Ruinart, "Acta sincera", Ratisbona, 1859, 632). Los itinerarios de las tumbas de los mártires romanos, como se dieron a conocer en el siglo VII, mencionan que este mártir fue enterrado en la Catacumba de Ciriaca en agro Verano (De Rossi, "Roma Sott.", I, 178).

Desde el siglo IV, San Lorenzo ha sido uno de los mártires más venerados de la iglesia romana. Constantino el Grande fue el primero en erigir un pequeño oratorio sobre el lugar donde fue enterrado. El Papa Pelagio II (579-90) amplió y embelleció el lugar. El Papa Sixto III (432-40) construyó, en la cima de la colina donde fue enterrado, una gran basílica de tres naves cuyo ábside está apoyado en la vieja iglesia. En el siglo XIII, el Papa Honorio III convirtió los edificios en uno y así es como se encuentra la Basílica de San Lorenzo hoy en día. El Papa San Dámaso (366-84) escribió un panegírico en verso que se grabó en mármol y se colocó sobre su tumba. Dos contemporáneos de este Papa, San Ambrosio de Milán y el poeta Prudencio, dieron detalles concretos sobre la muerte de San Lorenzo. Ambrosio relata (De officiis min. Xxviii) cuando se le preguntó a San Lorenzo por los tesoros de la Iglesia, este, hizo comparecer a los pobres entre los que, en lugar de darles limosna, había repartido el tesoro; también contó que cuando se llevaban al Papa Sixto II para ejecutarlo, éste reconfortó a San Lorenzo que deseaba compartir su martirio, diciéndole que le seguiría en tres días. El santo Obispo de Milán también explica que San Lorenzo fue quemado hasta la muerte en una parrilla de hierro (De offic., xli). De igual manera, pero con más detalles poéticos, Prudencio describe el martirio del diácono romano en su himno a San Lorenzo ("Peristephanon", Hymnus II).

El encuentro entre San Lorenzo y el Papa Sixto II, cuando éste último iba a ser ejecutado, según el relato de San Ambrosio, no es compatible con los informes contemporáneos sobre la persecución de Valeriano. La forma en que fue ejecutado –quemado en una parrilla de hierro al rojo vivo—también hace surgir importantes dudas. Las narraciones de Ambrosio y Prudencio se basan más en la tradición oral que en escritos. Es bastante posible que entre el año 258 y el final del siglo IV surgieran leyendas populares sobre esté diácono romano tan venerado y que algunas de esas historias hayan sido preservadas por estos dos autores. En cualquier caso, nosotros carecemos de medios para verificar en fuentes anteriores los detalles que derivan de San Ambrosio y Prudencio, o para establecer hasta que punto esos detalles se basan en la tradición histórica anterior. Probablemente, a principios del siglo VI se crearon otras versiones más completas sobre el martirio de San Lorenzo, y en estas narraciones muchos de los mártires de la Vía Tiburtina y de las dos Catacumbas de San Ciriaca en agro Verano y San Hipólito estaban relacionados de una forma romántica y totalmente legendaria.

Los detalles que se dan en estas Actas sobre el martirio de San Lorenzo y su actividad antes de su muerte carecen de credibilidad. Sin embargo, a pesar de las críticas a las últimas versiones de su martirio, no cabe duda de que San Lorenzo fuera un personaje histórico real ni de que el diácono fue martirizado; tampoco existen dudas sobre el lugar donde ocurrió ni sobre la fecha de su entierro. El Papa Dámaso construyó una basílica en Roma dedicada a San Lorenzo; ésta es la iglesia conocida como San Lorenzo en Dámaso. La iglesia de San Lorenzo en Lucina, también dedicada a este santo, aún existe. El día de San Lorenzo sigue siendo el 10 de agosto (fecha de su muerte). Aparece dibujado con la parrilla de hierro en la que se supone que fue asado hasta la muerte.

NOVENA A SAN LORENZO DEL 1 AL 9 DE AGOSTO


Novena a San Lorenzo
Oraciones para cada día. Del 1 al 9 de agosto


Por: n/a | Fuente: parroquiaicm.wordpress.com 



Por la señal de la santa cruz...
Acto de Contrición para todos los días
Señor mio Jesucristo, Dios y hombre verdadero, me pesa de todo corazón de haber pecado, porque he merecido el infierno y he perdido el cielo, pero sobre todo porque te ofendí a ti, que eres bondad infinita, a quien amo sobre todas las cosas. Propongo firmemente, con tu gracia, enmendar y evitar las ocasiones próximas de pecado, confesarme y cumplir la penitencia. Confío en que me perdonarás, por tu infinita misericordia. Amén.
Oración a María Santisima para todos los días
Oh Reina de los ángeles y de los hombres, Purísima Virgen María, la más bella, encantadora y tierna de todas las criaturas hechas por Dios!


En Vos no hubo doblez, ni odio, ni engaño, ni calumnia, ni injusticia de ninguna clase, porque Dios quería a su Madre el ser más perfecto, para que nosotros sus hijos, imitando su manera de vivir, lleguemos a ser como ella.
Te damos gracias, ya que por Vos hemos recobrado la amistad de Dios que perdieron nuestros primeros padres en el Paraíso Terrenal.
Te alabamos porque Dios te escogió para ser su Madre y Madre nuestra.
Bendita seas porque en tu vientre purísimo Dios se hizo hombre para estar muy cerca de nosotros y de nuestros problemas.
Te rogamos Purísima Señora que nos enseñes a conocer verdaderamente a tu Hijo Jesucristo; a profundizar su Palabra que apasiona grandemente a quienes con sinceridad la meditan y la ponen en práctica.
Haz Señora, que cada día de esta Novena, aprendamos a comprender, amar y respetar y amar a nuestro prójimo. Amén
(Se rezan 3 Avemarías en honra a María Santísima, [una como hija del Padre, una como Madre del Hijo y una como esposa del Espíritu Santo])
Oraciones Final para todos los días
Concédenos, Omnipotente Dios y Señor que se apaguen en nosotros las llamas de nuestros vicios, así como concediste al Bienaventurado San Lorenzo que venciese el fuego de sus tormentos, por Jesucristo, Señor nuestro, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
Oración
Dios nuestro que nos propones seguir como ejemplo a San Lorenzo, ayudanos ante todo a imitar sus virtudes, amar a Cristo y su palabra, amar como a nuestro pan de cada día y amar a nuestros hermanos y junto con eso, por su intercesión concédeme, si es tu voluntad, la gracia que te estoy pidiendo.
Se ha sabido que jamás alguien que ha acudido a Ti, ha quedado defraudado, por eso, Padrenuestro, pongo en tus manos a través de San Lorenzo mi humilde súplica.
Te lo pido por tu Hijo Jesucristo nuestro Señor Amén.

Oración para el día primero

Mártir fortísimo de Jesucristo, Señor San Lorenzo que en testimonio del aprecio, que hacías de la dicha de ser cristiano, abandonaste las comunidades de tu casa y caminaste a Roma con el deseo de instituirte allí como en centro de la cristiana religión y de sus verdades; alcánzame de Dios ya que infiel yo a las promesas que hice en el bautismo, he regenerado tantas veces del nombre cristiano y lo he afrentado con mis culpas, lave ahora con lagrimas de verdadera penitencia tan abominables manchas y me ajuste con mis buenas obras al arancel de la virtudes que pide la fe en Jesucristo. ¡Oh Santo mío, San Lorenzo, no desprecies mi suplicas, no te hagas sordo a mi clamores; mira que aunque miserable pecador, pero aún confieso la misma fe que tu confesaste, aún adoro al mismo Dios, por quién tu diste la vida, a quién yo deseo agradar y servir mientras viva, para después de mi muerte gozarle eternamente. Amén.
(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día segundo

Mártir fortísimo de Jesucristo, Señor San Lorenzo que animado en la virtud de la esperanza, anisabas el martirio, esperando firmemente que por este medio ibas a conmutar una vida caduca y transitoria por una eternidad de bienes y de glorias, Qué gozo tan excesivo el que llena ahora tu corazón al ver que no te salió vana tu esperanza y que son mayores las delicias, que percibes, que lo que tú te imaginaste. Y podrás escuchar sin moverte a compasión los clamores con los que llamo desde este valle de miserias. No, has de alcanzar de Dios una firme y viva esperanza para que olvidado de los gustos criminales a que me inducen mis pasiones, me disponga con práctica de las virtudes y me haga digno de entrar a las eternas delicias de la gloria. Amén.
(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día tercero

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, que para dar la prueba mayor, que pide el divino maestro de una excelente caridad, ofreciste la vida por tu amado; propiedad inseparable de la divina caridad es anhelar a que ardan todos en amor del objeto que ella ama; pues ves aquí que no es otra mi súplica, encamina tu protección solo a encender mi corazón en el fuego de amor a mis prójimos.
Mira, Santo mío, que hoy llego a ti, desengañado y arrepentido de haber puesto mi amor en las criaturas, no quiero ya poner mi amor, sino en Dios. Por el amor de Dios que arde en tu pecho tan vivamente, te pido que me alcances de Dios, apague en mi alma el fuego de mis pasiones y encienda el de su amor, por toda la eternidad. Amén.
(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día cuarto

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, cuya angelical pureza te hizo acreedor al alto ministro de distribuir entre los fieles el Pan de los ángeles, la Sagrada comunión, cuando celebraba el sumo pontífice el sacrificio de la misa, trae ahora a tu memoria, Santo mío, cuan gustoso y agradable era tu piedad, alimentar con este pan del cielo a los fieles, que llegaban a pedírtelo. Pues no se ha apagado esta piedad, antes allá en la patria celestial se ha aumentado y perfeccionado, atiende, Santo mío, a las ansias y el fervor con el que llego a pedirte que me alcances de Dios, la pureza de alma y cuerpo que necesito tanto, que tanto deseo, por la que suspiro y la que solamente puede hacerme digno de alimentarme con el Pan, que hace y engendra vírgenes y la única que puede introducirme a las bodas, las cuales sólo entran los limpios de corazón. Amén
(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día Quinto

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, cuya misericordia y compasión con los pobres, te granjeó la confianza del Pontífice, y te puso en las manos los tesoros que en la iglesia se guardaban para el socorro de los necesitados y mendigos; ¿De qué medio más eficaz, puedo valerme para obligarte a socorrerme, que de acordarte de aquella alegría y aquel gran gusto, que sentía tu corazón ala largar el brazo para dar a pobre su socorro? Mayores son las riquezas que ahora tienes en tus manos, mayor es mi necesidad, que la del otro cualquier pobre, pues ¿Por qué no has de darme el consuelo y la gloria de socorrer mi necesidad? Mira mi alma tan pobre de virtudes, tan cargada de necesidades y de culpas, alcánzame de Dios el socorro de su gracia y poder aparecer en su presencia. Amén.
(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día Sexto

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, que con celestial prudencia al tirano, que ansiaba las riquezas de la iglesia, que se había confiado a tu custodia, le pusiste delante una multitud de pobres para hacerle ver que la iglesia de Jesucristo destina sus tesoros para socorrer a los pobres y necesitados; firmemente estoy persuadido a que, si en aquel trance me hubiera agregado yo a la tropa de de pobres, no me hubieras despedido; pues ¿ por qué he de recelar que ahora, que me acojo a tu piedad y que sé que me estás favorecido no me has de atender y socorrerme? No, no lo recelo, Santo mío, no lo temo. Espero me presentes en el tribunal de Dios como uno de los más fieles y más necesitados de los pobres y me alcances de su misericordia el remedio de mis necesidades. Amén.
(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día Séptimo

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, cuya profunda humildad te hacia predicar que era indigno el martirio, cuando Dios pública tu santidad con la voz de los prodigios, que obraba el por ti dando vista a los ciegos, y alumbrando con la luz de la fe a los paganos; no tienes ahora que temer a los vientos nocivos de la vanagloria y la soberbia ; sin riesgo alguno de vanidad puedes hacer el prodigio de que mi alma ciega infelizmente por sus culpas y obscurecida en ella la luz de la razón, abra los ojos al desengaño y conozca que no hay otra felicidad que la de amar a Dios; ilumina, Santo mío, mi entendimiento para que vea la luz clara de la verdad y encendida mi voluntad para que la ame y la abrace y no la deje por toda la eternidad. Amén.
(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día Octavo

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, cuya fe hacia la sagrada Eucaristía, era tan viva, que creíste que recibiéndola en la víspera del martirio y comulgando con ella los demás que estaban contigo en la cárcel, quedarían fortalecidos y robustos para sufrir los tormentos que el tirano les tenia preparados; en esa misma fe, en esa misma herencia vivo yo; creo firmemente que el plan celestial da aliento y fortaleza a los que igualmente la reciben para vencer todo cuanto se oponga a la fe y a la ley de Dios, así como espero conseguir por los méritos de mi Señor Jesucristo  y por tu intercesión, pues del Todopoderoso la gracia, que necesito para recibirle dignamente y para ir a adorarlo por una eternidad. Amén.
(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

Oración para el día Noveno

Fortísimo Mártir de Jesucristo, Santo San Lorenzo, ¿Qué voces serian bastantes para darte el parabién de la felicidad que gozas?. Pasaron en pocos instantes los acerbos dolores del fuego, en que te arrojó el tirano y ahora en premio de tu fortaleza, te miras anegado en un océano de delicias y bienaventuranzas. Una y mil veces te repito mis plácemes; pero si aún entre los hombres miserables se estila hacer un obsequio a quién da los parabienes, tu a quién la caridad divina hace tan generoso ¿Qué obsequio a mi favor determinas hacerme? Yo no quiero otro, Santo mío no pido, ni apetezco otro, que el de la virtud de la fortaleza que no redime al ímpetu de mis desordenadas pasiones, para resistir las llamas de la concupiscencia y apetitos y para mantenerme en gracia de mi Dios, para poder ir darle alabanza por toda la eternidad. Amén.
(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, Oración final)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...