Mostrando entradas con la etiqueta SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y DE MARÍA - MEDITACIONES. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y DE MARÍA - MEDITACIONES. Mostrar todas las entradas

lunes, 11 de febrero de 2013

LOS CORAZONES TRASPASADOS DE JESÚS Y MARÍA

Los Corazones Traspasados de Jesús y María
Madre Adela Galindo




El Corazón de Jesús
En el Evangelio de San Juan, capítulo 13,1, leemos: “(Jesús) habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo”. Este amar hasta el extremo significa que su Corazón no ha escatimado en nada para manifestar su amor a los hombres.

Jesús nos amó hasta el extremo de entregar su Cuerpo, su Sangre y su Corazón en la cruz. “He aquí el Corazón que tanto ha amado a los hombres y que no ha escatimado en nada por salvarles y demostrarles mi amor”, dijo Jesús a Santa Margarita María de Alacoque mientras le mostraba físicamente Su Corazón. ¡Cuánto desea Jesús que comprendamos la anchura y la longitud, la altura y la profundidad (Ef 3,17 ) del amor de su Corazón! ¡Cuánto desea que nos dispongamos a contemplar, como San Juan, los misterios de amor de su Corazón traspasado!

En la narración de la crucifixión, San Juan nos dice: “Al llegar a Jesús, como lo vieron muerto... uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua” (S. Jn 19, 37). Qué momento para San Juan, que recostó su cabeza en el pecho de Cristo en la última cena y escuchó sus latidos de amor oblativo por la humanidad. Al contemplar el Corazón traspasado se adentraba en los grandes misterios del amor de Jesús. Esta es la razón por la que el evangelista exclamaría en su primera carta : “Dios es Amor”. ¿Cómo no exclamar esta verdad, cuando ante sus ojos se manifestó el amor que no escatimó en nada por abrir las puertas del Reino a la humanidad, y que dejó la llaga de su costado como el eterno acceso del hombre al Corazón de Dios?

Contemplar la llaga de su Corazón traspasado es adentrarnos en la escuela del amor. Esa llaga, que es causada por la lanza del rechazo de los hombres, es la que Jesús convierte en el acceso directo a su Corazón y al reino de los Cielos. ¿No es conmovedor Su amor? ¿No es esta llaga el signo más claro de la oblación generosa de su Corazón? ¿No es acaso el sello de su amor y de su sacrificio? ¿No es su Corazón traspasado el triunfo del amor? Porque el amor triunfa cuando vence al mal, cuando da vida después de la muerte; cuando responde a la dureza del corazón humano ofreciendo su vida, su Corazón. Esta es la gran victoria del Corazón traspasado, que el Amor, no siendo amado, como nos dice S. Francisco de Asís, responde amando hasta el extremo.

El amor del Corazón de Cristo convierte la llaga causada por el desprecio de los hombres en la fuente de vida, de donde manan gracias de salvación:

“El Sagrado Corazón de Jesús fue traspasado por la lanza en la cruz para que fluyesen de él tesoros de gracia para todos los hombres.

”Es como una fuente perenne de vida que da esperanza a cada hombre. Del Corazón de Cristo crucificado nace la nueva humanidad, redimida del pecado”. (SS. Juan Pablo II, 1997.)

De su Corazón traspasado nace la Iglesia. El dolor abrazado por amor tiene la capacidad de redimir, de salvar y de dar vida.

San Maximiliano Kolbe repetía constantemente a sus frailes: “El amor es fecundo, solo el amor crea y da vida”. Cristo da vida a la Iglesia después de muerto. Cuando su Corazón es golpeado por la lanza, se abre una llaga.

De esta fuente abierta, nacen la Iglesia y los Sacramentos. ¡Qué poder fluye del Corazón traspasado!

¡Qué triunfo del amor sobre la muerte!... “ El amor es más fuerte que la muerte” (Ct 8, 6). El amor es más fuerte que la muerte porque la vence, y la vence porque no deja de dar vida aun después de la muerte.

El Corazón de María
A esta poderosa fecundidad del Corazón traspasado de Jesús, está plenamente unido el Corazón de María, traspasado místicamente junto al Corazón de su Hijo. En Lucas 2, 35, se nos narra cómo Simeón profetiza el destino doloroso de Jesús, del cual participaría su Madre. “Éste está puesto para caída y elevación de muchos y para ser señal de contradicción ––y a ti misma una espada te traspasará el corazón”. Estas palabras indican la concreta dimensión histórica en la cual el Hijo llevaría a cabo su misión mesiánica, es decir, en la incomprensión, el rechazo y el dolor.

A este camino doloroso, pero fecundo, estaría unida de manera única y singular la Madre. El Corazón de María, unido indisolublemente al de su Hijo, recorrería el mismo destino. “Al pie de la Cruz, una espada traspasa el Corazón de María, cumpliendo así las palabras de Simeón... unido totalmente al sacrificio redentor de su Hijo, está el sacrificio maternal de su Corazón”. (JPII, 1988.)

El Santo Padre habla de esta participación singular de la Virgen en el sufrimiento redentor, como una “crucifixión espiritual”, como “un traspaso espiritual”, cuyo propósito es dar vida a través de la apertura del corazón.

La maternidad espiritual de María sobre los hombres alcanza su plena realización en el Calvario, cuando de manera explícita Jesús dice desde la cruz: “Mujer he aquí a tu hijo; hijo he aquí a tu Madre”. (Jn 19.)

Juan Pablo II, en su visita al Santuario de Fátima en 1982, nos explicó que estas palabras de Jesús abrieron el Corazón de María para su maternidad espiritual sobre la Iglesia: “Cuando Jesús dijo: ‘Mujer he aquí a tu hijo’, abrió de una manera nueva el Corazón de la Madre. Un poco más tarde el soldado traspasa el Corazón de Jesús. Con estas palabras, el Corazón de María es abierto para recibir a los que el Corazón traspasado de Jesús iba a alcanzar con su poder redentor”.

Igual que el Corazón de Jesús en el momento del traspaso dio a luz a la Iglesia y quedó eternamente abierto para derramar gracias de salvación sobre la humanidad, el Corazón de María, unido espiritualmente al de su Hijo, quedó abierto para siempre para acoger con amor materno a los que aceptan la redención de su Hijo, y para ejercer su mediación materna sobre todos los hombres y en todo momento histórico.



Sólo el amor triunfa
¡Contemplen al que traspasaron! (Jn 19, 37). Cuán necesaria es esta contemplación para adentrarnos en la escuela del amor. El amor del Corazón de Jesús fue capaz de transformar la muerte en vida; el dolor en redención; la llaga de su costado en puerta abierta y fuente de salvación.

El amor del Corazón de María fue capaz, por su comunión perfecta e incondicional con la obra redentora, de recorrer el mismo destino de su Hijo, hasta llegar al pie de la Cruz.

Del Corazón traspasado de Cristo hemos recibido salvación, liberación, redención. ¡Cuántas gracias fluyen a través de la llaga de su Corazón! Del Corazón traspasado de María nace su maternidad espiritual, que la ejerce siempre con generosa solicitud, con su poderosa intercesión y con su mediación materna sobre la Iglesia y el mundo.

Que nuestra contemplación del amor de los Corazones traspasados de Jesús y María mueva profundamente nuestros corazones, para que nos convirtamos en testigos vivientes del amor que contemplamos. “El hombre del Tercer Milenio necesita el Corazón de Cristo para conocer a Dios y para conocerse a sí mismo; lo necesita para construir la civilización del amor”. (Juan Pablo II, 1999.)

(Fundadora de la Congregación religiosa Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María, en la Arquidiócesis de Miami.)

viernes, 3 de febrero de 2012

LA CONSAGRACIÓN A LOS SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y DE MARÍA

Corazones de Jesús y María

"Al consagrarnos al Corazón de María, descubrimos el camino seguro al Sagrado Corazón de Jesús, símbolo del Amor Misericordioso de Nuestro Salvador"
S.S. Juan Pablo II, 22 de septiembre de 1986.

"El corazón de la paz, es la paz de los corazones" -Juan Pablo II.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...