Mostrando entradas con la etiqueta SAGRADO CORAZON DE JESUS - MEDITACIONES. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta SAGRADO CORAZON DE JESUS - MEDITACIONES. Mostrar todas las entradas

domingo, 5 de marzo de 2017

7 CONSEJOS PARA QUE LOS JÓVENES AMEN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS


7 consejos para que los Jóvenes amen
 al Sagrado Corazón de Jesús
La persona y el mensaje de Jesucristo ejercen una poderosa fascinación sobre los jóvenes


Por: P. Evaristo Sada LC | Fuente: laoracion.com 




Cuando los jóvenes escuchan hablar de Jesucristo con ardor, con sinceridad y sencillez, quedan cautivados. Jesucristo es la persona más atractiva que existe. La persona y el mensaje de Jesucristo ejercen una poderosa fascinación sobre los jóvenes, pero es necesario hablarles de Él, ponerlos en contacto personal y vital con Jesucristo, Dios y hombre verdadero. Recordemos los encuentros del Papa Juan Pablo II con los jóvenes.

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús centra la atención en el amor de Jesucristo a la humanidad. Y ese es el amor que los jóvenes necesitan: un amor genuino, el de un amigo que da la vida por sus amigos, con un amor sin límites, audaz como ninguno; el amor de un amigo fiel a toda prueba. El amor de Cristo es un Amor que te sigue amando igual aún cuando le olvidas o traicionas, un Amor que te abraza en las buenas y en las malas, a quien tienes y tendrás siempre a tu lado.

En mi adolescencia y juventud tuve la gracia de contar con la amistad y guía de un gran líder espiritual: el P. James McIlhargey, L.C. También viví mi juventud en tiempos de Juan Pablo II; de quien aprendimos cómo suscitar y reavivar la fe en los jóvenes.

Haciendo memoria de mi experiencia personal con ellos y analizando el fenómeno de tantos grupos juveniles, menciono algunos medios para promover hoy la devoción al Sagrado Corazón de Jesús entre los jóvenes:

Compartir con ellos la propia experiencia de la amistad y el amor de Cristo: "Ya no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí" (Ga 2, 20). Hacerlo con naturalidad, honestidad, frescura y pasión.

Darles testimonio de la alegría de conocer a Cristo, de ser amigo suyo y seguirle; irradiar y contagiar la paz de vivir en gracia de Dios. Ofrecerles así "un encuentro vivo de ojos abiertos y corazón palpitante con Cristo resucitado" (Juan Pablo II, Santo Domingo, 26 de enero de 1979)

Hablarles de la persona de Cristo, que se encarnó y murió por nosotros para mostrarnos la grandeza de su amor misericordioso y salvarnos. San Juan nos dio a conocer a Cristo sobre todo desde la perspectiva del amor: "Porque tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en Él no muera, sino que tenga Vida eterna" (Jn 3, 16). Que la predicación y los eventos giren sobre todo en torno a la persona de Cristo. Preparar el camino, poner las condiciones para la conversión y la efusión del Espíritu Santo.

Presentar el ideal del cristianismo sin glosa, sin dulcificar su exigencia; una Iglesia donde lo más importante es conocer, amar e imitar a Jesucristo. Que conozcan un cristianismo que se caracteriza por la caridad evangélica y el ardor por encender el mundo con el fuego del amor de Dios. "La caridad de Cristo nos urge" (2 Cor 5,14)

Ayudarles a entender y vivir la misa; que las misas sean bellas, celebradas con fervor. Si siempre "se ha de propiciar el encuentro con Jesucristo" (D.A. 278 a), en la misa debe hacerse de manera muy especial. Que tengan la oportunidad de encontrarse con frecuencia con Cristo Eucaristía, en la adoración eucarística y la comunión frecuente. Que el contacto directo con Cristo Eucaristía sea el camino principal para ayudar a los jóvenes a entablar un diálogo personal con Él.

Que cada vez que acuden a la confesión descubran y aviven la experiencia del amor misericordioso de Dios Padre.

Ayudarles a formar grupos de amigos que disfruten juntos, oren juntos, hagan el bien juntos, en un clima de caridad fraterna; propiciar comunidades de vida donde experimenten la belleza de ser Iglesia al estilo de los primeros cristianos.
Todo esto supone que los sacerdotes y misioneros cultivemos una relación personal y genuina con Cristo, que nuestra vida de oración sea fervorosa y profunda de manera que podamos desbordar lo que antes hemos vivido: la experiencia del amor de Cristo.

Está comprobado: si ayudamos a los jóvenes a disponer sus corazones para acoger el amor de Cristo y promovemos la devoción al Sagrado Corazón de Jesús entendida como un encuentro vital con Cristo, un conocimiento experiencial de Él y la imitación de sus virtudes, el Espíritu Santo se encargará de actuar a fondo en ellos y transformarlos en hombres nuevos.

En síntesis: lo que los jóvenes y todos necesitamos es un cristianismo que sea sobre todo experiencia y encuentro existencial con Cristo.

viernes, 3 de junio de 2016

EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y NUESTRO CORAZÓN


El Sagrado Corazón de Jesús y nuestro corazón
Durante este mes de junio nos llama nuevemente a nosotros: ¡Mirad cómo os he amado! ¡Sólo os pido una cosa: que correspondáis a mi amor!


Por: Padre Nicolás Schwizer | Fuente: Catholic.net 




Todo este mes de junio está dedicado al Sagrado Corazón de Jesús. Por eso vamos a meditar, sobre el significado y la actualidad de la devoción al Corazón de Jesús.

Este culto se basa en el pedido del mismo Jesucristo en sus apariciones a Santa Margarita María de Alacoque. Él se mostró a ella y señalando, con el dedo, el corazón, dijo: “Mira este corazón que tanto ha amado a los hombres y a cambio no recibe de ellos más que ultrajes y desprecio. Tú, al menos ámame”. Esta revelación sucedió en la segunda mitad del siglo diecisiete.

Hoy en día, tenemos que preguntarnos: ¿es popular entre los jóvenes esta devoción? ¿La devoción al Sagrado Corazón de Jesús es de interés palpitante para nuestro tiempo actual?

Cuando hablamos del Corazón de Jesús, importa menos el órgano que su significado. Y sabemos que el corazón es símbolo del amor, del afecto, del cariño. Y el corazón de Jesús significa amor en su máximo grado; significa amor hecho obras; significa impulso generoso a la donación de sí mismo hasta la muerte.

Cuando Cristo mostró su propio corazón, no hizo más que llamar nuestra atención distraída sobre lo que el cristianismo tiene de más profundo y original; el amor de Dios. También durante este mes nos llama nuevemente a nosotros: ¡Mirad cómo os he amado! ¡Sólo os pido una cosa: que correspondáis a mi amor!

Nuestra respuesta del amor, en general, no es muy adecuada a su llamada. Porque sufrimos una grave y crónica afección cardíaca, que parece propia de nuestro tiempo: está disminuyendo e incluso muriendo el amor; el corazón se enfría y ya no es capaz de amar ni de sentirse amado.
Es una característica de los últimos tiempos - como nos indica la Santa Escritura – de que se “enfriará la caridad de muchos” (Mt 24,12).

¿Quién de nosotros no sufre bajo esta enfermedad del tiempo actual? ¿Quién de nosotros no sufre bajo esta falta de amor desinteresado hacia Dios y hacia los demás? ¿Quién de nosotros no se siente cautivo de su propio egoísmo, el cual es el enemigo mortal de cada amor auténtico? ¿Y quién de nosotros no experimenta, día a día, que no es amado verdaderamente por los que lo rodean?

Cuántas veces nuestro amor es fragmentario, defectuoso, impersonal, porque no encierra la personalidad total del otro. Amamos algo en el otro, tal vez un rasgo característico, tal vez un atributo exterior (- su lindo rostro, su peinado, sus movimientos graciosos -) pero no amamos la persona como tal, con todas sus propiedades, con todas sus riquezas y también con todas sus fragilidades.

Tampoco amamos a Dios tal como Él lo espera: “con todo nuestro corazón. Con toda nuestra alma. Con toda nuestra mente y con todas nuestras fuerzas” (Mc 12,30).

He aquí, pues, el sentido y la actualidad de nuestra devoción al Sagrado Corazón de Jesús. A este tan enfermo corazón moderno contraponemos el corazón de Jesús, movido de un amor palpable y desbordante. Y le pedimos que una nuestro corazón con el suyo, que lo asemeje al suyo. Le pedimos un intercambio, un transplante de nuestro pobre corazón, reemplazándolo por el suyo, lleno de riqueza.

¡Que tome de nosotros ese egoísmo tan penetrante, que reseca nuestro corazón y deja inútil e infecunda nuestra vida! ¡Que encienda en nuestro corazón el fuego del amor, que hace auténtica y grande nuestra existencia humana!

Debiéramos juntarnos también con la Santísima Virgen María. Ella tiene tan grande el corazón que puede ser Madre de toda la humanidad. ¡Que, con cariñoso corazón maternal, ella nos conduzca en nuestros esfuerzos hacia un amor de verdad, sin egoísmo y sin límites!

¡Qué así sea!

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

viernes, 16 de octubre de 2015

EL DETENTE O SALVAGUARDIA DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS


El Detente o Salvaguardia del Sagrado Corazón
Historia y usos del «Detente» y la indulgencia de los 100 días, una vez al día, a todos los fieles que lo usen apropiadamente


Por: SCTJM | Fuente: corazones.org 




El "detente" es un pequeño emblema que se lleva sobre el pecho, con la imagen del Sagrado Corazón. Es propio de quien ama llevar consigo un signo de su amado, así el "detente" es signo de nuestro amor al Sagrado Corazón de Jesús y de nuestra confianza en su protección contra las acechanzas del maligno. Le decimos "detente", en nombre de Jesús, al demonio y a toda maldad. 

Se le conoce también como el “Pequeño Escapulario del Sagrado Corazón”, aunque no es, en el sentido estricto de la palabra, un escapulario.

Origen: Proviene de Santa Margarita María Alacoque, como lo atestigua una carta dirigida por ella a la Madre Saumaise el 2 de Marzo de 1686 en la que le dice: “Él (Jesús) desea que usted mande a hacer unas placas de cobre con la imagen de su Sagrado Corazón para que todos aquellos que quisieran ofrecerle un homenaje las pongan en sus casas, y unas pequeñas para llevarlas puestas.” (Vida y Obras, vol. II, p.306, nota). Ella misma llevaba una sobre su pecho, debajo del hábito e invitaba a sus novicias a hacer lo mismo. Hizo muchas de estas imágenes y recomendaba que su uso era muy agradable al Sagrado Corazón.


El detente y la plaga de Marsellas

Fue especialmente en el año 1720, durante una terrible plaga en Marsellas, Francia (Cf. Hamon, op.cit., vol. III, p. 431) que este pequeño escapulario, o como se le llamó “Salvaguardia,” se difundió entre todos los fieles. Este “Detente” consistía en un pedazo de tela blanca en la cual la imagen del Sagrado Corazón era bordada, con la leyenda “Oh Corazón de Jesús, abismo de amor y misericordia, en ti confío” (Las palabras: “Detente, el Corazón de Jesús está aquí” corresponden a un período posterior. Hamon, ibid.,Nota).

La forma que hoy tiene el detente fue dada por la Venerable Ana Magdalena Rémuzat, a quien el Señor le había dejado saber de antemano el daño que iba a causar la plaga y también el maravilloso auxilio que la ciudad encontraría en la devoción a Su Sagrado Corazón. Ella hizo, con la ayuda de sus hermanas en religión, miles de estos emblemas y los repartieron por toda la ciudad y alrededores. La historia nos relata que poco después la plaga cesó. (Cf. Hamon, op. cit., vol III, p.425; Beringer, op. cit., vol I, n. 953, p. 520).

Entre los regalos que el Papa Bendicto XIV, en el 1748, envió a la princesa Polaca Mary Lczinska con la ocasión de su matrimonio con el Rey de Francia Luis XV, habían, de acuerdo a las memorias de ese tiempo, “muchos escudos del Sagrado Corazón hechos de taffeta roja y bordados en oro.” (De Franciosi, s.j., La dévotion au Sacré-Coeur de Jésus, p. 289).

En el tiempo de la Revolución Francesa se desató una violenta persecución contra la Iglesia. Estos escapularios se tuvieron por “la manifestación viva del fanatismo” y como evidencia de hostilidad al régimen revolucionario. Durante el juicio de la reina María Antonieta, se produjo en su contra, como evidencia, un pedazo de papel muy fino que se encontró entre sus pertenencias, en el que la imagen del Sagrado Corazón estaba dibujada, con la llaga, la cruz y la corona de espinas, y con la leyenda: “Sagrado Corazón de Jesús, ten misericordia de nosotros.” (Ibid., p. 290).

El uso del detente se extendió grandemente, especialmente desde el 1866, durante los estragos producidos por la epidemia del cólera de Amiens, Roubaix, Cairo y otras partes. Su influencia beneficiosa se hizo evidente. Después de la guerra Franco-Alemana los “Salvaguardia” probaron ser en mas de una ocasión, un escudo que protegió a muchos soldados franceses de las balas enemigas. (Cf. Messager du Coeur de Jésus, vol. XIX, p. 180).



INDULGENCIA

El Papa Pío IX le concedió en el año 1872, una indulgencia de 100 días una vez al día a todos los fieles que usaran alrededor de sus cuellos este emblema piadoso y rezaran un Padre Nuestro, Ave María y Gloria. (Preces et pia opera, n. 219).

En un breve de fecha 20 de Junio de 1873 encontramos la respuesta a dos preguntas en referencia al Detente:

1. Como no es un escapulario en el sentido estricto de la palabra, sino mas bien un escudo o emblema del Sagrado Corazón, las reglas generales para el escapulario propiamente llamado, no son aplicable a él. Así que no necesita ni una bendición especial, ni una ceremonia o inscripción. Es suficiente con usarlo para que cuelgue en el cuello.

2. La leyenda “Detente, el Corazón de Jesús está aquí” no es requerido.
(Beringer, op. cit., n. 953; Preces et pia opera, n. 219.)

miércoles, 19 de agosto de 2015

¡DISPARA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS!


¡Dispara al Corazón de Jesús!
Cuando no sabes qué es lo que Dios espera de ti, pon tu mirada en Su Mirada y elevando tus brazos al cielo.
Por: Óscar Schmidt 




Cuando le hablas a ese hombre que no conoce a Dios, que no sabe de Su Amor, mientras cavilas y temes no ser digno de semejante tarea, no dudes, tensa tu arco y con mano firme ¡dispara al corazón!

Cuando la vida te enfrenta a momentos de gran confusión, donde los caminos se abren frente a ti y se multiplican como en un salón de espejos, no temas, abre tu mirada a la distancia, mira a tu interior, y con sereno pulso ¡dispara al corazón!

Cuando los que más quieres te fallan, te hunden en tu silla como si fueras un ser imposibilitado de ver más allá de las puertas que se cierran frente a ti, no te pierdas en la desesperación y el abandono de ti mismo, levanta la mirada y ¡dispara al corazón!

Cuando el amor no llega a tu vida, cuando la luz del cariño se escurre por pasillos donde no la puedes buscar, torna tu mirada a las sombras y con gran decisión, ¡dispara al corazón!

Cuando quieras hablar con Jesús sobre tus más profundas necesidades, sobre aquello que vibra en tu pecho y clama por un instante de sosiego, haz un alto en tu vida, alza la voz y con grito firme ¡dispara al corazón!

Cuando no sabes qué es lo que Dios espera de ti, y El se esconde y hace de tu vida un barco sin rumbo, pon tu mirada en Su Mirada y elevando tus brazos al cielo, ¡dispara al corazón!

Porque cuando nuestro rostro se ilumina con una mirada de niño, nuestros labios derraman palabras de amor que alcanzan el Corazón de Jesús y lo hacen quebrarse de ternura, lo derrumban a pesar de Su Divinidad y Realeza.

Y es porque en el Corazón de Dios están todas las soluciones, las promesas, los consuelos y la esperanza. Allí se esconde un tesoro tan extraordinario que ni siquiera en nuestros sueños más profundos lo podríamos imaginar.

Nuestros gestos de amor son disparos al Corazón de Jesús, porque lo hacen detenerse y mirarnos como un Dios derrotado. Dulce derrota, donde El se refugia para admirar las maravillas de las que un corazón amante es capaz. Su derrota es el triunfo de la Criatura que El mismo imaginó, que vencedora en su propia naturaleza, se hace semejante a su Creador. Nuestro Dios, vencido por amor, se hace Niño y nos entrega aquello que guarda como un Preciado Tesoro, Su Corazón.

Si, dispara al Corazón de Jesús, y dispara al corazón de tus hermanos, hazlos caer vencidos por el amor que todo lo vence. Que tus palabras certeras se dirijan a aquel punto que nadie puede resistir, centro y motor de nuestra semejanza con Quien nos creó, el corazón del hombre.

viernes, 17 de abril de 2015

CONOZCAMOS NUESTRA FE CATÓLICA: EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

CONOZCAMOS
NUESTRA FE
CATÓLICA
El Sagrado Corazón de Jesús

- Todos hemos escuchado alguna vez, sobre la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. En este folleto te explicaremos de que se trata esta devoción.

¿QUÉ ES UNA DEVOCIÓN ?

- Todas las devociones aprobadas por la Iglesia son ACTOS DE RELIGIÓN QUE BUSCAN DAR CULTO ADIÓS.
- ¿Y por qué damos culto a Dios? Porque Dios nos creó y nos ha dado todos los bienes que tenemos, y por eso es digno de que nosotros sus hijos lo adoremos.



LA HISTORIA DE SANTA MARGARITA DE ALACOQUE

- Margarita era una niña que desde pequeña rezaba mucho y quería mucho a la Santísima Virgen. Margarita sentía claramente que Jesús la llamaba a la vida religiosa.

- En 1671, cuando tenía 24 años, se convirtió en religiosa de las "Hijas de Santa María".

- Jesús se le aparecía a Margarita. De las muchas APARICIONES que recibió de Jesús, son 4 las que se consideran como principales:

+ La primera, en 1673, en la que Jesús le descubrió su amor infinito hacia los hombres.

+ La segunda, al año siguiente, el Corazón de Jesús se le mostró herido por las espinas de nuestros pecados, que le rodeaban y oprimían.

+ La tercera,ese mismo año, cuando Margarita estaba adorando el Santísimo Sacramento(la Hostia), el Señor se dejó ver y le pidió que comulgara siempre que se lo permitiera la obediencia, especialmente los primeros viernes de mes.Le pidió además que rezara la Hora Santa en la noche del jueves al viernes, para acompañarle en la oración que hizo en el huerto de los Olivos en medio de tantos sufrimientos antes de su Pasión. + La Hora Santa es una hora de oración, frente a la Hostia,en la que se busca reparar las ofensas hechas a Jesús recitando unas plegarias.

+ El cuarto, el gran encuentro con el SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, en 1675. Margarita estaba adorando al Santísimo Sacramento cuando Jesús se le apareció y le dijo: 'Mira este Corazón que tanto ha amado a los hombres y en cambio, no recibe de la mayoría más que ingratitudes, por sus faltas de respeto, sacrilegios y pecados. Pero lo que más me duele, es que obran así hasta los corazones, que de manera especial se han consagrado a Mí. Por esto te pido, que el primer viernes después de la octava del Corpus se celebre una fiesta particular para honrar a mi Corazón, comulgando en dicho día y reparando las ofensas que he recibido en el Sacramento del Altar. Te prometo que mi corazón derramará abundantes bendiciones sobre los que hagan esto."

LA DEVOCIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
- ¿Quién es el Sagrado Corazón de Jesús? El Sagrado Corazón de Jesús, es Jesús mismo.

-¿Qué es la devoción al Sagrado Corazón de Jesús? Es dar culto al GRAN AMOR QUE DIOS TIENE POR NOSOTROS.

- ¿Y que tiene que ver el amor de Dios con el Sagrado Corazón de Jesús?
En todo corazón humano se dice que se guardan los sentimientos del amor y precisamente, el Corazón de Jesús es el símbolo de este amor infinito que Él tiene por nosotros.

- ¿Cómo sabemos que Jesús nos ama infinitamente? Hay 4 grandes MISTERIOS que son la prueba del gran amor de Jesús a los hombres:

a)La ENCARNACIÓN: siendo Dios se hizo hombre.
b) La REDENCIÓN: murió por nuestros pecados.
c) La EUCARISTÍA: se quedó en la hostia.
d)La SALVACIÓN: nos da la oportunidad de entrar al cielo y vivir felices eternamente con Él. ¿Te queda duda del grandísimo amor de Jesús?

- ¿Qué nos pide Jesús a cambio de su amor? Nos pide que le amemos también y que reparemos por el poco amor que los hombres le tenemos y las muchas ofensas que le hacemos. 

- ¿Qué debemos hacer para ser devotos del Corazón de Jesús?
Debemos amar muy de veras a Jesús, consagrarnos a Él en todo, hacer algunas prácticas de esta devoción (que te explicaremos más adelante) y tratar que otras personas se hagan devotas de Él también.

- ¿Podemos adorar y venerar al Corazón de Jesús como al mismo Dios? Sí, porque es el corazón de Dios hecho hombre.

-¿Cuándo se celebra la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús? Se celebra en el mes de Junio.

- ¿Quién aprobó esta devoción?
La Santa Iglesia la aprobó después de las apariciones de Jesús a Santa Margarita de Alacoque.



¿ CÓMO ES EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS ?
¿Cómo era el Corazón de Jesús que vio Margarita?

a) Un corazón coronado por LLAMAS.
Este corazón las llamas significa el infinito amor que Jesús nos tiene.

b) Un corazón rodeado por una CORONA de agudas espinas.
¿Por qué las espinas si Jesús está feliz en el cielo? Porque aunque sea feliz también ve con su mirada divina la inmensa cantidad de pecados, de frialdad, de indiferencia que cometen todos los días los hombres que El redimió con su preciosa sangre, y que fue inútilmente derramada para muchos. Ve almas pecadoras y almas, que son indiferentes a todo, tibias e ingratas, cuando deberían reparar con su amor, con sus plegarias y penitencias tanta maldad.

¿CÓMO SER DEVOTOS DEL SAGRADO CORAZÓN?

- Haciendo actos de amor que respondan en algún modo al amor infinito que Jesús nos ha tenido.

- Haciendo oración, dirigiendo palabras de amor al Corazón de Jesús, palabras de gratitud y adoración.

- Rezando jaculatorias (pequeñas plegarias).

- Haciendo visitas a Jesús ante el Sagrario.

- Ofreciendo la comunión para reparar las ofensas al Corazón de Jesús.

- Haciendo la costumbre de ir a misa y comulgar todos los primeros viernes de mes.

- Ofreciendo todas nuestras acciones del día y nuestra vida como un acto de amor a Dios.

- Aceptando los sufrimientos de cada día con resignación y alegría y haciendo sacrificios para REPARAR las ofensas que hemos hecho a su corazón y las ofensas que continuamente le hacen otros.

- Podemos pensar piadosamente que con nuestros actos de amor, penitencia y reparación vamos quitando las espinas de aquella punzante corona que rodea el Corazón de Jesús.

- Pero más que cualquier otra cosa, es del agrado del Corazón de Jesús, el que seamos buenos, el que sigamos su ejemplo, el que imitemos sus virtudes para tener un alma cada día más santa y más cercana a El.



PROMESAS DEL SAGRADO CORAZÓN A SUS DEVOTOS

- Jesús, al aparecerse a Sta. Margarita, le ordenó que promoviera el culto al Sagrado Corazón y prometió llenar de gracias y bendiciones a aquellos devotos suyos y aquellos que propaguen el culto a su Sagrado Corazón.

Jesús le hizo DOCE PROMESAS:
1)A las almas consagradas a mi Corazón, les daré las gracias necesarias para su estado de vida.
2)Daré paz a sus familias.
3)Les consolaré en todas sus aflicciones.
4)Seré su amparo y refugio seguro durante la vida y principalmente a la hora de la muerte.
5)Bendeciré sus empresas y haré que las enderecen a su eterna salvación.
6)Los pecadores hallarán en mi Corazón la fuente y el océano infinito de misericordia.
7)Las almas tibias se harán fervorosas.
8)Las almas fervorosas se elevarán rápidamente a la perfección.
9)Bendeciré las casas en que la imagen de mi Sagrado Corazón esté expuesta y sea honrada.
10) Daré a los sacerdotes la gracia de mover los corazones más duros.
11) Las personas que propaguen esta devoción, tendrán escrito su nombre en mi Corazón y jamás será borrado de él.
12) A todos los que comulguen nueve primeros viernes de mes continuos, el amor omnipotente de mi corazón les concederá la gracia de la perseverancia final a la hora de morir. Venid a mi todos,los que estáis fatigados y oprimidos bajo el peso de la cruz, y yo os aliviaré. "Venid a mi; si no sentís tal fuerza misteriosa de mi infinito amor a vosotros,sentid al menos la generosidad de los beneficios que deseo concederos. ¡Cuánto lo necesitáis! Sin mi gracia, sin mi misericordia, sin mi amor,os perderéis para siempre. Mucho deseo vuestra salvación, porque os amo mucho. Solamente si me amáis, os ameréis a vosotros mismos, porque yo soy vuestra única y verdadera felicidad. "


PROPÓSITO DEL MES:

- De hoy en adelante seré devoto del Sagrado Corazón de Jesús. Si puedo conseguir una imagen suya la pondré a la entrada de mi casa.
- Haré las cosas que aprendí en este folleto que me dicen como ser devoto del Sagrado Corazón.
- Invitaré a otras personas a procurar esta devoción.

viernes, 27 de junio de 2014

ORIGEN SOBRE LA FESTIVIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS


Origen de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Santa Margarita María de Alacoque era una religiosa de la Orden de la Visitación. Tenía un gran amor por Jesús. Y Jesús tuvo un amor especial por ella.

Se le apareció en varias ocasiones para decirle lo mucho que la amaba a ella y a todos los hombres y lo mucho que le dolía a su Corazón que los hombres se alejaran de Él por el pecado. 

Durante estas visitas a su alma, Jesús le pidió que nos enseñara a quererlo más, a tenerle devoción, a rezar y, sobre todo, a tener un buen comportamiento para que su Corazón no sufra más con nuestros pecados.

El pecado nos aleja de Jesús y esto lo entristece porque Él quiere que todos lleguemos al Cielo con Él. Nosotros podemos demostrar nuestro amor al Sagrado Corazón de Jesús con nuestras obras: en esto precisamente consiste la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. 


La imagen del Sagrado Corazón de Jesús, nos recuerda el núcleo central de nuestra fe: todo lo que Dios nos ama con su Corazón y todo lo que nosotros, por tanto, le debemos amar. Jesús tiene un Corazón que ama sin medida. 

Y tanto nos ama, que sufre cuando su inmenso amor no es correspondido.

La Iglesia dedica todo el mes de junio al Sagrado Corazón de Jesús, con la finalidad de que los católicos lo veneremos, lo honremos y lo imitemos especialmente en estos 30 días. 

Esto significa que debemos vivir este mes demostrandole a Jesús con nuestras obras que lo amamos, que correspondemos al gran amor que Él nos tiene y que nos ha demostrado entregándose a la muerte por nosotros, quedándose en la Eucaristía y enseñándonos el camino a la vida eterna. 
Todos los días podemos acercarnos a Jesús o alejarnos de Él. De nosotros depende, ya que Él siempre nos está esperando y amando. 

Debemos vivir recordandolo y pensar cada vez que actuamos: ¿Qué haría Jesús en esta situación, qué le dictaría su Corazón? Y eso es lo que debemos hacer (ante un problema en la familia, en el trabajo, en nuestra comunidad, con nuestras amistades, etc.). 
Debemos, por tanto, pensan si las obras o acciones que vamos a hacer nos alejan o acercan a Dios.

Es recomendable tener en casa o en el trabajo una imagen del Sagrado Corazón de Jesús nos ayuda a recordar su gran amor y, a imitarlo en este mes de junio y durante todo el año.


Las promesas del Sagrado Corazón de Jesús

Jesús le prometió a Santa Margarita de Alacoque, que si un apersona comulgaba los primeros viernes de mes, durante nueve meses seguidos, le concedería lo siguiente:

1. Les daré todas las gracias necesarias a su estado (casado(a), soltero(a), viudo(a) o consagrado(a) a Dios).
2. Pondré paz en sus familias.
3. Los consolaré en todas las aflicciones.
4. Seré su refugio durante la vida y, sobre todo, a la hora de la muerte.
5. Bendeciré abundantemente sus empresas.
6. Los pecadores hallarán misericordia.
7. Los tibios se harán fervorosos.
8. Los fervorosos se elevarán rápidamente a gran perfección.
9. Bendeciré los lugares donde la imagen de mi Corazón sea expuesta y venerada.
10. Les daré la gracia de mover los corazones más endurecidos.
11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón y jamás será borrado de Él.
12. La gracia de la penitencia final: es decir, no morirán en desgracia y sin haber recibido los Sacramentos.

sábado, 8 de marzo de 2014

LA HORA SANTA Y LA COMUNIÓN DE LOS PRIMEROS VIERNES: SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS


EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÙS: LA HORA SANTA Y LA COMUNIÓN DE LOS PRIMEROS VIERNES
Bertrand de Margerie S.J.

En el contexto de la doceava  gran manifestación, Jesús pidió a Santa Margarita María la comunión de los primeros viernes del mes y la hora santa:

“Todas las noches del jueves, te haré participar en la tristeza mortal que quise sentir en el jardín de los Olivos, especie de agonía más difícil de soportar que la muerte. Y para acompañarme en esta oración humilde que presenté entonces a mi Padre entre todas mis angustias, te levantarás entre las once y medianoche para prosternarte durante una hora conmigo, la cara contra la tierra, tanto para apaciguar la divina cólera como para suavizar, de alguna manera, la amargura que sentía por el abandono de mis apóstoles, que me obligó a reprocharles que no habían podido velar una hora conmigo”.

Aquí, Jesús pidió claramente una participación en su agonía redentora. Estamos frente al programa pastoral elaborado por el Señor mismo: sufrir con él. Comulgar con su pasión para poder  - con un mayor amor – comulgar con su cuerpo Resucitado, sacramentalmente, después de la hora santa. La visión, que tuvo lugar delante del Santísimo Sacramento, está orientada hacia una participación digna en la Eucaristía, por excelencia, sacramento de la santificación y  de la salvación (Jn 6, 54-57).

De esta manera se preparaba la gran aparición de junio de 1675.

“Este es el corazón que tanto ha amado a los hombres, que no escatimó nada, hasta agotarse y consumirse para testimoniarle su amor. Y como agradecimiento no recibo, de la mayoría, sino ingratitudes por sus  irreverencias y sus sacrilegios y por las  frialdades que tienen por mí en este sacramento de amor (…). Te pido que el primer viernes después de la octava del Santísimo Sacramento sea dedicada a una fiesta particular para honrar mi Corazón, comulgando ese día haciendo reparación de honor por medio de una ofrenda honorable, para reparar las indignidades que recibió durante el tiempo que ha sido expuesto en los altares. Te prometo, igualmente, que mi corazón se dilatará para derramar abundantemente las influencias de su divino corazón sobre aquellos que le rindan este honor y que procuren que le sea rendido”.

El pedido de una fiesta significaba que cristo quería ver a su Iglesia celebrar cada año el sacrificio eucarístico en honor del amor divino y humano, infinito y finito que está en el origen de su institución. En el contexto de la legislación ritual en vigor en aquella época, los obispos podían establecer fiestas en sus diócesis respectivas, y la Santa Sede sólo en el conjunto del rito latino. El pedido de Jesús apuntaba, entonces, a la sede apostólica.

Pedido eucarístico, columbrando un horizonte reparador. El vocabulario utilizado por Margarita María refleja ciertamente no sólo su psicología personal, sino también la cultura de su tiempo y su país.

¿Qué significa esta “reparación de honor” en el contexto cultural de 1675 en Francia? Opuesta a la ofrenda “aprovechable”, de naturaleza pecuniaria, la ofrenda honorable es un castigo criminal, entre látigo y exilio. Desconocida por el derecho romano, era corrientemente infligida entre los siglos XV y XVII tanto a los clérigos como a los laicos. Según el arbitrio del juez, sanciona todo delito grave, contra Dios, la Iglesia y el Estado. El delincuente, cirio amarillo en mano, cabeza descubierta y pies descalzos, abierta la camisa, conducido por el verdugo, a menudo soga al cuello, y llevando visible para todos el libelo de acusación, grita con alta e inteligible voz su crimen, y arrodillado clama misericordia, es decir perdón.

La ofrenda honorable deriva en línea recta de los ritos de la penitencia o satisfacción canónica. Pena corporal regeneradora de la persona como totalidad, incluye una forma de confesión pública y un pedido de reconciliación. Se sitúa, pues, muy claramente en la historia de la evolución del sacramento de reconciliación penitente, en tres de sus elementos esenciales: contrición, confesión, satisfacción.

Estas evocaciones históricas permiten comprender mejor el plan pastoral de Cristo: subrayando el carácter expiador del sacrificio eucarístico, su finalidad propiciatoria, valorizar también el recurso al sacramento de penitencia para disponerse a una comunión fructífera.

Por tanto, está permitido pensar y aun constara que las revelaciones privadas de Paray-le-Monial, destinadas al mundo entero, tenía por fin una mejor participación en el misterio pascual, especialmente bajo su aspecto de expiación. Ellas constituyen una nueva valorización de la propiciación infinita y superabundante para todos los pecados del mundo, ofrecida sobre la cruz por el único Mediador.

El Cristo exaltado por Margarita María es constantemente mediador:

“Estas son las más ordinarias ocupaciones de mi oración (…) salgo, a menudo, sin saber que he hecho, sin tomar ninguna resolución, pedido ni ofrenda que no sea la Jesús a su Padre eterno: “Dios mío te ofrezco a tu hijo bien amado como mi acción de gracias por todos los bienes que me haces, por mi pedido, por mi ofrenda, por mi adoración y por todas mis resoluciones, y, finalmente por mi amor y mi todo. Recíbelo, Padre eterno por todo aquello que deseas que te vuelva, ya que nada hay que se te pueda ofrecer que sea digno de ti, sino aquel cuyo disfrute me das con tanto amor”.

Se ve: la doctrina de la santa sobre Cristo esta centrada en los cuatro fines del sacrificio eucarístico mediante el cual el Mediador prolonga y renueva su único acto de mediación; el Corazón que adora y quiere hacer conocer es el Corazón traspasado del que manan Sangre y Agua, es decir los sacramentos de la Iglesia, el Corazón que se entrega en la penitencia y la eucaristía. Hay continuidad, y no ruptura, entre la pastoral de Paray  y la de los Padres de la Iglesia. Continuidad pero también progreso, porque el Corazón de Jesús revelado en Paray es aquel que se manifiesta invadido por un sufrimiento redentor desde el primer instante de su existencia terrestre (Cf. Hb 10,5):

“Este divino Corazón me fue presentado (…) rodeado con una corona de espinas, que significa las que nuestros pecados le hicieron, y una cruz por encima, que significaba que desde que su Sagrado Corazón fue formado, la Cruz estaba plantada, y fue colmado, desde esos primeros instantes, de todas las amarguras que le debían causar las humillaciones, pobreza, dolor y desprecio que sagrada humanidad debía sufrir durante el todo el curso de su vida en su santa Pasión”.

Esta perspectiva, lejos de estar aislada, resultaba de una profundización del Nuevo Testamento por la teología medieval y por la de la Contra-Reforma; explica la vida sufriente de santa Margarita María y el acento puesto en Paray sobre la Reparación, siempre iluminada por el amor.

El Cristo que se aparece a santa Margarita María es el profeta que anuncia su sacrificio de sacerdote, inaugurado en la Encarnación, para hacer reinar la ley de la Cruz plantada en su Corazón.

Ese Cristo sacerdote, profeta y rey que confió a la visitandina de Paray una misión relativa al aspecto de su propia misión, que quería subrayar (expiación amante), al culto que le es debido (fiesta de su Corazón), y a la modalidad (amante) del reino que Él quiere ejercer.

Tomado de Histoire doctrinale du culte au Coeur de Jesús
Mame


Traducido del francés por José Gálvez Krüger para ACI Prensa

LA DEVOCIÓN A LA IMAGEN DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

LA DEVOCIÓN A LA IMAGEN 
DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS


El que ama se consuela en algún modo de la ausencia de su amigo considerando su retrato al cual lleva consigo, lo besa con ternura, y lo mira con frecuencia. Otro tanto nos aconseja hacer el devoto Lausperge con respecto a las imágenes del Corazón de Jesús. Tengan, dice, para conservar su devoción, alguna imagen de este Corazón adorable; colóquenla en algún lugar donde puedan verla a menudo, con el fin de que su vista excite en ustedes el fuego del amor divino. Bésenla con la misma devoción con que besarían al Corazón mismo de Jesucristo; entren en espíritu hasta ese Corazón divinizado, imprimiendo el suyo en él con una ardorosa fuerza, sepultando en él su alma entera y esforzándose por atraer hacia ustedes el amor que reina en el Corazón de Jesús, sus gracias, sus virtudes; en una palabra, todo lo que encierra este Corazón Sagrado, pues es el manantial inagotable de todos los bienes.

Además, si esta práctica no fuera provechosa, ¿enseñaría la Iglesia el culto de las santas imágenes? Santa Teresa dice en su vida con esa admirable sencillez que la caracteriza: “No siéndome muy fácil recordar, a menudo, los objetos, me gustaban en extremo las imágenes”.

¡Ah! Desgraciados de los que pierden por su culpa los socorros que podían sacar de ellas. Tales personas demuestran bastante que no aman a nuestro seño; porque si lo amasen, se regocijarían al ver su imagen, así como los hombres se alegran mucho al mirar el retrato de la persona amada. Pero nada debe excitar tanto en ustedes esta veneración hacia las imágenes del Corazón de Jesús, como el placer que él experimenta cuando lo honramos.
He aquí lo que dice Santa Margarita María: “un día, que era el de San Juan Evangelista, después de la sagrada comunión, se me presentó el Corazón de Jesús como en un trono de fuego cuyas llamas más brillantes que el sol esparcían su luz por todos lados. La llaga que recibió sobre la cruz se percibió se percibió en el visiblemente; estaba además coronado  de espinas y ornado de una cruz. MI divino Salvador me hizo conocer que estos instrumentos de la pasión significaban que el amor inmenso de su Corazón para con los hombres había sido el principio de todos sus sufrimientos; que desde el primer instante de su encarnación había tenido presentes todos aquellos tormentos y ultrajes; que desde aquel momento, la cruz fue plantada en su Corazón, por decirlo así; que desde entonces aceptó todos los dolores y humillaciones que su santa humanidad había de sufrir durante el curso de su vida mortal, como también todos los agravios a que había de exponerle su amor por los hombres, permaneciendo con ellos en el Santísimo Sacramento hasta el fin de los siglos.


“Mi Salvador, añade ella, me ha asegurado que le complacía mucho ver los sentimientos interiores de su Corazón y de su amor honrados bajo la figura de este Corazón de carne, tal cual me había sido manifestado, rodeado de llamas, coronado de espinas y colocado debajo de una cruz, y que era su voluntad que una tal imagen de ese Sagrado Corazón fuese presentada al público, con el fin, añadió mi amable Redentor, de enternecer el corazón insensible de los hombres; al mismo tiempo, me prometió que derramaría con profusión los tesoros de gracia, que su Corazón posee en un grado inmenso, sobre los que le tributasen este honor y que, donde quiera que esta santa imagen fuese colocada para honrarla especialmente, atraería los favores del cielo”.

Refiérese que los habitantes de Antioquia detuvieron un terremoto escribiendo en las puertas de sus casas: Jesucristo está con nosotros, detente.

Llevemos sobre nuestro Corazón la imagen del Corazón de Jesús, y entonces, desafiando con valor al enemigo  de nuestra salvación, en todas nuestras tentaciones podremos decirle: El Corazón de Jesús está conmigo, detente.


Obsequio: Llevar consigo una imagen o medalla del Corazón de Jesús; tener una en su oratorio, procurando, en cuanto sea posible, que haya una capillita dedicada especialmente a su culto en la parroquia del lugar en que uno vive.

Jaculatoria. Vamos con confianza al trono de la gracia, al Corazón de Jesús, a fin de experimentar los efectos de su misericordia y hallar en él la gracia en la necesidad.


Transcrito por José Gálvez Krüger para ACI Prensa

sábado, 25 de enero de 2014

JESÚS TE LLAMA


JESÚS TE LLAMA

Los ojos limpios siempre verán cosas limpias, los ojos atormentados y sufridos, verán la realidad y a las personas como amenaza y tristeza. QUE MARAVILLOSO ES SANAR EL CORAZÓN PARA PODER ACEPTAR Y AMAR A LOS AMIGOS CON RECTA INTENCIÓN. No todas las personas puede ser igual, SOMOS DIFERENTES. 

La alegría está a la puerta de tu corazón, mira hacia la profundidad de tu ser y descubrirás que hay un alguien que espera bendecirte: DIOS ES TU HUÉSPED ESPECIAL. Si aún no encuentras a ese invitado especial, VE Y CORRE AL TEMPLO Y ENCONTRARAS UNA LUZ ROJA ENCENDIDA QUE ES SEÑAL DE QUE JESUCRISTO EN LA EUCARISTÍA TE ESTA ESPERANDO DESDE HACE CIENTOS DE AÑOS. Ábrete con confianza y suma humildad, EL TE AMA MÁS QUE CUALQUIER SER DE LA TIERRA. Hablar con Dios es lo más lindo de la vida, INTÉNTALO.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

EL CORAZÓN MISERICORDIOSO DE JESÚS


El Corazón Misericordioso de Jesús
Autor: Fr. Carlos Lledó López O.P.
 

Quiere decir.

         Que el Corazón de Jesús contempla la situación de la humanidad muerta por el pecado origi­nal y herida por sus consecuencias individuales y sociales y  nos ofrece la única solución posible: la reparación infinita del pecado por medio de su Pasión y Muerte.

         Que la Misericordia del Corazón de Jesús es más fuerte que el pecado, que la muerte y que la debilidad.


El Corazón de Jesús.

         Es la Revelación progresiva del Amor misericordioso: Tanto nos ama Dios que nos hace donación de su Hijo, y en Él no nos condena, sino que nos perdona y nos salva (Cf. Jo.3, 16). El Corazón de Jesús nos declara su amor hasta el extremo: "Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin” (Jo.13,1, hasta dar la vida por cada uno de nosotros. Por eso, nadie nos puede amar como Él nos ha amado: “Nadie tiene amor mayor que este de dar uno la vida por sus amigo” (Jo.15, 13), nosotros somos sus amigos.


El Corazón de Jesús es la misericordia efectiva.

         Por amor misericordioso, se anonadó, tomó la forma de siervo, adoptando la condición de hombre, se humilló, se hizo obediente al Padre en la pasión, muerte y resurrección, para perdonar nuestro pecado(Cf. Fil.2,6-12).

         Por amor misericordioso evangeliza a los pobres, predica a los cautivos la libertad, a los ciegos la recuperación de la vista; para poner en libertad a los oprimidos, para anunciar un año de gracia del Señor, dando cumplimiento a las Escrituras (Cf. Lc.4, 18-20. 21).


         Por amor misericordioso dice a los discípulos de Juan: “Id y comunicad a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, los pobres son evangelizados” (Lc.7,22).   

         Por amor misericordioso es el buen Samaritano por excelencia que recoge al malherido por el pecado, lo carga sobre sus hombros y se ocupa de él hasta sanarlo (Cf. Lc.10, 30-37)


El Corazón de Jesús se conmueve.

         El Corazón de Jesús se conmueve ante la desgracia ajena y ofrece remedio. Cura las enfermedades del alma y del cuerpo, perdona los pecados, da de comer a los hambrientos, resucita a los muertos, calma las tempestades… 


Nuestra actitud.

         Estamos necesitados de misericordia. La pedimos para nosotros y para el mundo.

         Nos presentamos al Corazón de Jesús para que nos perdone. Él nos ofrece el Sacramento de la Misericordia (La Confesión), nos baña en su Sangre redentora, nos perdona el pecado, fortalece nuestra voluntad y nos mantiene en “tensión de santidad”. Él nos invita a comer su Cuerpo y beber su Sangre, alimento y fortaleza del camino.

         Abrimos nuestro pobre corazón para que se derrame sobre nosotros y sobre el mundo, la Misericordia del Corazón de Jesús.

         El Corazón de María, Madre de la Misericordia, nos conduce al Corazón Misericordioso de su Hijo, la medicina que necesitamos. Con Ella, queremos cantar eternamente las misericordias del Corazón de Jesús.


lunes, 25 de noviembre de 2013

EL AMOR DEL CORAZÓN DE JESÚS


El Amor del Corazón de Jesús 
Autor: Fr. Carlos Lledó López O.P.


JESÚS NOS AMA CON SU CORAZÓN.

Jesús tiene un corazón vivo y palpitante que nos ama, al ser parte de su naturaleza humana, instrumento unido de la Redención. El amor que el Corazón de Jesús nos tiene se confirma con su doctrina, sus sentimientos y su vida.

La doctrina del Corazón de Jesús.

El Corazón de Jesús se presenta como el Buen Pastor que apela a los sentimientos del corazón para buscar a la oveja perdida hasta encontrarla, que hace partícipe de su alegría a los amigos y que lo aplica a la alegría del cielo por la conversión del pecador (Lc.15 1-8; Cf. Jo. 10, 1-17). 

El Corazón de Jesús busca la dracma perdida con solicitud maternal, comparte su alegría y lo aplica a la alegría de los ángeles por el pecador que hace penitencia (Lc.15, 8-11). 

El Corazón de Jesús tiene corazón de padre que perdona, acoge y abraza a su hijo pequeño que se había perdido y organiza un banquete en su honor para compartir su alegría. Igualmente, cura los celos del hermano mayor (Lc 15, 11-32). 

Los sentimientos del Corazón de Jesús.

Los sentimientos del Corazón de Jesús son de misericordia y compasión que remedia los males. 

Siente compasión de la gente que le sigue y multiplica los panes y los peces para darles de comer (Mt.14, 13-22). Se conmueve en su corazón y resucita al hijo único de la viuda de Naín (Lc. 7, 11-18). Llora ante la muerte de su amigo Lázaro y lo resucita (Jo.11, 33-45). Derrama lágrimas sobre Jerusalén que no se ha dejado cobijar bajo el calor maternal de su corazón (Lc. 19, 45). Nos contempla desde la Cruz a nosotros que le hemos crucificado con nuestro pecado. (Lc. 23, 34). Abre su Corazón al ladrón arrepentido, lo perdona y lo recibe en su Reino (Lc. 23, 42-43). El Corazón de Jesús nos ama hasta el extremo (Jo. 13, 1)

La vida del Corazón de Jesús.

El Corazón de Jesús se autopresenta como portador del amor del Padre para la salvación de todos los hombres (Cf. Jo. 3, 16-18). Este amor inunda su Corazón y lo hace especialmente sensible para amarnos con un afecto inigualable.

Parece que tiene prisa por ir a la Cruz y morir por nosotros para demostrarnos su amor con la firma de su Cuerpo entregado y de su Sangre derramada. 

La Eucaristía es como una locura de su amor por nosotros. Es el memorial vivo, real e incruento del Sacrificio del Calvario. Nos ofrece su Cuerpo y su Sangre como alimento y bebida. Está realmente presente en el Tabernáculo, bajo las especies del pan y del vino, para permanecer sacramentalmente con nosotros y para que nosotros podamos estar con Él en diálogo íntimo.


CUALIDADES DEL AMOR DEL CORAZÓN DE JESÚS. 

Es humilde.

El Corazón de Jesús nos dice expresamente: “Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón” (Mt. 11,29). No ha venido a ser servido, “sino a servir y dar su vida como rescate por muchos” (Mc.10,45). Por eso, El que quiera ser grande, sea vuestro servidor (Mc.10,43). 

San Pablo nos invita a tener “los mismos sentimientos” del Corazón de Jesús que se anonadó, se humilló y se hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz (Cf. Fil.2, 5-8). 

Es desinteresado.

El Corazón de Jesús no busca su propio interés. Sólo desea hacer la voluntad del Padre (Jo.6, 3¬8). Por eso, nos amó hasta el extremo (Jo.1¬3, -1): “Nadie tiene amor mayor que este de dar uno la vida por sus amigos”(Jo.15,13).

Es redentor.

El amor del Corazón de Jesús es redentor porque nos redime de la esclavitud del pecado: “Dios probó su amor hacia nosotros en que, siendo pecadores, murió Cristo por nosotros” (Ro.5, 8). Nos libera de la servidumbre de la corrupción “para participar en la libertad de la gloria de los hijos de Dios” (Rom.8, 21).


NUESTRA RESPUESTA.

Si el Corazón de Jesús nos ama hasta el extremo y se entrega por nosotros, nosotros hemos de amarlo, consagrarnos y entregarnos a los intereses de su Corazón: amar y reparar.

Que nada ni nadie nos separe del amor del Corazón de Jesús: Quién nos separará del amor de Cristo… (Cf. Rom.8, 31-39).

María nos enseña a crecer en el amor al Corazón de su Hijo, meditando el amor que nos tiene en los misterios del Rosario. 

domingo, 24 de noviembre de 2013

EL CULTO AL CORAZÓN DE JESÚS



Culto al Corazón de Jesús 
Autor: Fr. Carlos Lledó López O.P.
 

El corazón sigue siendo símbolo de conocimiento y amor mutuo, de donación y entrega. El Corazón de Jesús es una realidad, y también un símbolo de amor que pide correspondencia.

A la luz de la fe.

A la luz de la fe, el Corazón de Jesús forma parte de su naturaleza humana, substanciamente unida a la divina en la realidad de una sola Persona. Sólo en este contexto tiene valor y sentido la adoración y el culto al Corazón de Jesús.

El Corazón de Jesús es así, símbolo de todo lo que en Cristo hay de amor, invitando a profundizar en su conocimiento y a una mayor intimidad de amor y reparación. Este sería el contenido de una verdadera devoción al Corazón de Jesús.

Vivir el misterio del amor de Dios.

Ante todo, necesitamos vivir el misterio del Amor de Dios. Tenemos las claves para ello. “Dios es Amor, y el que vive en el amor, permanece en Dios y Dios en él” (1ª Jo. 4, 16) “Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará y vendremos a él y en él haremos morada” (Jo. 14, 23) “¿No sabéis que sois templos de Dios y que el Espíritu Santo habita en vosotros?” (1ª Cor. 3, 16) “No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo que está en vosotros y habéis recibido de Dios y que por tanto no os pertenecéis” (1ª Cor. 6, 19) En una palabra, necesitamos vivir en estado de gracia santificante para poder experimentar el amor que Dios nos tiene, simbolizado en el Corazón de su Hijo y en sus latidos palpitantes.


La Adoración del Corazón de Jesús. 

Adorar al Corazón de Jesús es adorar a la Persona de Cristo, misterio substancial de unión en el Amor porque el Corazón, parte de la naturaleza humana, está substancialmente unido a la naturaleza divina en la realidad de una sola Persona.
Adorar al Corazón de Jesús es entrar en la intimidad de sus sentimientos por medio de la oración como “trato de amistad”. Entonces descubrimos por qué nos muestra su Corazón envuelto en fuego, coronado de espinas, pidiendo AMOR Y REPARACIÓN.

Amar al Corazón de Jesús.

El Corazón de Jesús simboliza todo el amor que nos tiene y pide correspondencia, especialmente de los llamados a ser sus amigos. Esto quiere decir que hemos de dejarnos amar por Él, para poder responder a su amor. Dejarnos penetrar de los sentimientos de su Corazón que ama, perdona, alivia, consuela, muere, resucita… porque “Nadie tiene mayor amor que éste de dar uno la vida por sus amigos” (Jo. 15, 13) Supone también, que hemos de dar testimonio de los sentimientos del Corazón de Jesús porque “Yo os he dado ejemplo para que vosotros hagáis también como yo he hecho” (Jo. 13, 15). O sea, amar a los demás con los sentimientos del Corazón de Jesús.

El Corazón de Jesús, centro de gravedad.

El Corazón de Jesús simboliza dónde está nuestro centro de gravedad. Por lo tanto, hemos de ordenar la vida y jerarquizar valores, dando a Dios lo que es de Dios. Poder respirar en medio de tanto aire enrarecido, realizando la justa dimensión de las cosas.

El Corazón de Jesús, causa de unidad.

El Corazón de Jesús recuerda a los hombres dónde está el secreto de la unión porque levantado en lo alto, atrae a todos hacia sí, nos congrega en la unidad y es causa del amor entre los hombres y de la paz entre los pueblos.


El Corazón de Jesús, modelo de virtudes.

El Corazón de Jesús es modelo de virtudes. Nos pide aprendamos de Él y le imitemos siendo humildes, obedientes, pobres, justos, pacíficos, amando, perdonando…

El Corazón de Jesús pide reparación.

El Corazón de Jesús pide REPARACIÓN por tanto pecado personal y social. Dios debe ser amado, y no es amado. Se intenta vivir como si Dios no existiera. “Reparar es amar por los que no aman, y amar más por las veces que nosotros hemos amado menos”. Exigencia de reparación simbolizada por la corona de espinas que circunda su Corazón.


Conclusión.

Que el Inmaculado Corazón de María nos enseñe a responder con nuestra entrega al amor que su Hijo nos manifiesta en su Corazón y a repara nuestros pecados. Que Ella nos introduzca en los secretos del Corazón de Jesús.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...