Mostrando entradas con la etiqueta ORACIONES A DIOS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ORACIONES A DIOS. Mostrar todas las entradas

lunes, 28 de diciembre de 2015

SEÑOR, BENDICE A MI FAMILIA


Señor, bendice a mi familia



La oración es la llave que abre los tesoros del cielo. Es el puente siempre accesible por el que llegamos a Dios. El arte de orar es el arte de amar al Señor. Pero orar bien es un regalo de Dios. Por lo tanto, implora que envíe su Espíritu para que llene tu corazón con el fuego de su amor.

Señor, bendice a mi familia, a mis amigos y a sus familias. Revélales tu amor y tu poder. Señor, muéstrate en este momento: que donde haya dolor, nos des paz y consuelo y donde haya duda, tengamos confianza porque creemos en ti. Jesús, visita mi casa y llévate mis problemas, angustias y dolores. Señor, contágiame tu fuerza, para que yo también pueda aceptar la voluntad del Padre. Hoy vengo a ti, lleno de dolor, a llorar mis penas en tus brazos, Recurro a ti para que me libres y destrabes de todos los males que me acechan y me impiden ser feliz. Espero confiadamente en ti. Vivo confiadamente en ti.

La familia que reza unida permanece unida y reproduce el clima de la casa de Nazaret: Jesús está en el centro, se comparten con él alegrías y dolores, se ponen en sus manos las necesidades y proyectos, se obtienen de él la esperanza y la fuerza para el camino. Esa oración alcanza su culmen cuando la familia participa de la Misa del domingo.


Enviado por el P. Natalio

jueves, 21 de agosto de 2014

ORACIÓN PARA APRENDER A AMAR



ORACIÓN PARA APRENDER A AMAR

Señor, cuando tenga hambre,
dame alguien que necesite comida;
Cuando tenga sed,
dame alguien que precise agua;
Cuando sienta frío,
dame alguien que necesite calor.
Cuando sufra,
dame alguien que necesita consuelo;
Cuando mi cruz parezca pesada,
déjame compartir la cruz del otro;
Cuando me vea pobre,
pon a mi lado algún necesitado.
Cuando no tenga tiempo,
dame alguien que precise de mis minutos;
Cuando sufra humillación,
dame ocasión para elogiar a alguien;
Cuando esté desanimado,
dame alguien para darle nuevos ánimos.
Cuando quiera que los otros me comprendan,
dame alguien que necesite de mi comprensión;
Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí,
dame alguien a quien pueda atender;
Cuando piense en mí mismo,
vuelve mi atención hacia otra persona.
Haznos dignos, Señor,
de servir a nuestros hermanos;
Dales, a través de nuestras manos,
no sólo el pan de cada día,
también nuestro amor misericordioso,
imagen del tuyo.

Amén

sábado, 2 de agosto de 2014

GRACIAS SEÑOR

Gracias Señor

Gracias, Señor, por ese mundo lleno de cielo que sale a nuestro paso para llenar el corazón con su belleza.

Gracias por el pan que nos das para aplacar el hambre.
Por la risa del niño que se vuelve caricia.

Por el mar y la nube. Por el don de sentir a plenitud la vida.

Gracias por cada hora, aún cuando no todas sean iguales de buenas.

Gracias por el valor de la mariposa que enciende sin conciencia de su milagro, un pabilo de ensueño. Gracias, Señor, por los espejos maravillosos del mirar de nuestros padres y nuestras mentes. Por la amistad que prolonga ese sereno privilegio de ser hermanos.


Gracias por la lluvia fuerte, por la llovizna bienhechora, por haber puesto trinos y alas en las ramas. Gracias por cada gota de rocío y por el arco y por el árbol que madruga su júbilo en el fruto.

Gracias, Señor, por el ayer que se prendió al recuerdo. Por el hoy que vivimos y por el mañana que nos espera con sus brazos repletos de misterio. Gracias, a través de mis labios, desde mi alma, en nombre de aquellos que se olvidaron de dártelas, en nombre de los que somos y los que seremos.

Gracias por toda la eternidad
Amén

domingo, 27 de julio de 2014

PLEGARIA SILENCIOSA A DIOS


PLEGARIA SILENCIOSA

Le pedí fuerzas a Dios para llegar más lejos,
y me hizo débil  para que aprendiera la humilde obediencia.

Le pedí salud para hacer cosas grandiosas,
y me hizo frágil para que hiciera cosas mejores.

Le pedí riquezas para ser feliz,
y me dio la pobreza para que fuera sabio.

Le pedí poder para ser admirado por los hombres,
y me dio debilidad  para que sintiera la necesidad de Dios.

Le pedí todas las cosas para disfrutar la vida,
y me dio vida para disfrutar todas las cosas.

No tuve nada de lo que pedí, pero todo lo que esperaba,
casi a pesar de mí mismo, mis silenciosas plegarias fueron escuchadas.

Soy el más rico en bendiciones entre todos los hombres.

AYÚDAME, SEÑOR...


AYÚDAME, SEÑOR...

Ayúdame Señor, que mis fuerzas flaquean,
Ayúdame, Tu que tanto conoces mi pesar,
Ayúdame a no perder nunca la sonrisa
Y a regalar siempre alegría a los demás.
Ayúdame Señor, a perdonar a quien me hiere,
Y a olvidar las injusticias que hacen mal,
Ayúdame a mitigar el dolor del que sufre
Y a extender mi mano con dulzura y mucha paz.
Ayúdame Señor, a no pecar preparando el camino
Que a Ti me lleve en poco tiempo mas,
Y a sembrar el sendero que hacia Ti hoy transito
Con semillas de amor, de fe y de humildad.

martes, 27 de mayo de 2014

ALABANZAS AL PADRE CELESTIAL




ALABANZAS AL PADRE CELESTIAL


CAMINO DE LOS PERDIDOS, 

R/ DANOS LA BENDICIÓN DIARIA

MEDICINA DE LOS ENFERMOS

R/ DANOS LA BENDICIÓN DIARIA

BEBIDA DE LOS SEDIENTOS.

R/ DANOS LA BENDICIÓN DIARIA

RIQUEZA DE LOS HUMILDES.

R/ DANOS LA BENDICIÓN DIARIA

BENDICION DE SUS HIJOS.

R/ DANOS LA BENDICIÓN DIARIA

ESPIRITU CONSOLADOR,

R/ DANOS LA BENDICIÓN DIARIA

AMOR DE LOS AMORES.

R/ DANOS LA BENDICIÓN DIARIA

VIDA DE LO ETERNO.

R/ DANOS LA BENDICIÓN DIARIA


PADRE DE LA DIVINA MISERICORDIA.


R/ DANOS LA BENDICIÓN DIARIA

ORACIÓN DE ABANDONO A DIOS


ORACIÓN DE ABANDONO A DIOS

Padre, en tus manos me pongo,
haz de mi lo que quieras. 
Por todo lo que hagas de mi, te doy gracias. 
Estoy dispuesto a todo,
lo acepto todo,
con tal de que Tu voluntad se haga en mí
y en todas tus criaturas. 
No deseo nada más, Dios mío. 
Pongo mi alma entre Tus manos, te la doy, Dios mío,
con todo el ardor de mi corazón porque te amo, 
y es para mi necesidad de amor el darme,
el entregarme entre tus manos sin medida,
con infinita confianza,
porque Tu eres mi Padre.

viernes, 9 de mayo de 2014

INVOCACIÓN A LA CONFIANZA


Invocación a la confianza
Autor: A. Pangrazzi



Ayúdame Señor, a creer que detrás de las nubes está el Sol; que los desnudos árboles de otoño volverán a vestirse de hojas, si tengo la paciencia de esperar.

Ayúdame Señor, a comprender que para alcanzar la cima de la montaña hay que atravesar el largo valle. Que la vela difunde su luz a base de consumirse poco a poco.

Ayúdame Amado Señor, a desprenderme de las pretendidas seguridades que no puedo tener y que me hacen tan inseguro; ayúdame a comprender que mis temores aumentan mi inquietud y mi impaciencia.

Ayúdame Señor, a aceptar mis limitaciones.

Confío en tí como un niño que se siente seguro en brazos de su madre.

Ayúdame a caminar por donde no puedo ver sabiendo que tú estás ahí conmigo.


SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, EN VOS CONFIO.

martes, 6 de mayo de 2014

SEÑOR, DAME FUERZA Y ALEGRÍA


Señor, dame fuerza y alegría


Señor:

Dame fuerzas cuando me sienta débil, coraje para enfrentar las 
adversidades, alegría para alegrar a aquellos que sólo saben llorar.

Que yo pueda hacer el bien a los que necesitan, sea con una palabra,  sea con un gesto, sea con una sonrisa.

Señor, alimenta mi alma con tu luz, hazme relucir entre las tinieblas.
De la falta de fe y de esperanza, líbrame,
Levántame, fortifícame, enséñame el camino de la verdad y la 
comprensión.

Aliméntame de sabiduría para que pueda discernir lo que es correcto  de lo que no es, para que no incurra en errores y no lleve a otros a  hacer lo mismo.

Señor, Oye mi súplica, escucha mi corazón, toca ahora mi alma y 
reanímala, pues a veces me vence la tristeza.

Levántame a mí y a todos los que cayeron alguna vez, ayúdanos a no  tener miedo de volver a caer. 

Visita a mi familia, mi casa, mis amigos, mis enemigos, a aquellos 
que todavía voy a conocer y aquellos que ya no veo.

Divide con ellos el pan de tu misericordia y bondad, tócales el corazón para que también sientan tu presencia y crean verdaderamente en un mundo mejor.

Visita a todos aquellos que necesiten de tu presencia Para que puedan iluminarse con tu belleza y amor.

Que sepan que fuera de ti, no hay nada Señor!! 

Gracias, Señor

ORACIÓN PARA LOS MOMENTOS DIFÍCILES


Oración para  los momentos difíciles


Señor, sé que eres un abismo de infinita bondad, misericordia y amor; sé que me creaste solo por amor y para ser feliz; sé que me amas con un amor tan grande que me es imposible ni siquiera imaginar; sé que diste tu vida por mí. Además, sé que estás de continuo junto a mí, cuidándome, facilitando todo para mi bien, aun lo que a mí me parece negativo...

Sé también que eres un abismo de infinito poder: para ti no existen cosas
imposibles; sé que si me permites algo o mucho sufrimiento, es para mi bien; sé que, aunque no lo comprenda, lo malo que me suceda lo has permitido por tu infinita misericordia: nada escapa a tu sabiduría...

Sé que eres un abismo de infinita sabiduría; tú sabes más; tú sabes mejor
que yo lo que me conviene para encontrar la felicidad eterna en el Cielo,
que es lo único que verdaderamente importa.

Es esa esperanza la que me hace vivir alegre, lleno de gozo: me tienes
preparada una dicha sin fin; para eso me creaste.

Esa felicidad llenará absolutamente todos los anhelos de mi corazón: tu
infinita belleza, tu infinita bondad y tu infinita sabiduría colmarán mi ser
de todo lo que esperé siempre...

Además, todo lo espero de ti, confío total y exclusivamente en ti: confío en la inmensidad de tu bondad, poder y sabiduría.

Nada me hará temer: frente a los enemigos más poderosos, frente a los más grandes males, frente a los infortunios más graves, estaré seguro de ti, confiaré totalmente en ti.

Cuanto mayor sea el apremio, cuanto mayor sea el peligro, tanto más esperaré todo de ti; y si no viera tu mano providente, más y más confiaré en ti, me aferraré a la seguridad de que tu amor por mí es incalculable, ilimitado...

Señor, te amo con un amor diminuto junto al tuyo, pero con todo lo que puede amar esta criatura pequeña, pobre y pecadora.

Inflámame en tu amor para que me confunda contigo, que eres el Amor mismo: purifica mi miseria y quema todas mis impurezas con ese Amor ardiente, para que ya no tenga apegos por las criaturas y te ame exclusivamente a ti, el Creador: que no tenga apetitos desordenados por cosas, personas, ideas, ni por mí mismo... Así te amaré como tú mereces ser amado y viviré buscando únicamente tu Reino de Amor, de paz y de alegría, despreocupado de todo lo demás...

Señor, creo en ti, pero aumenta mi Fe.
Señor, lo espero todo de ti, pero aumenta mi Esperanza.
Señor, te amo, pero aumenta mi Caridad.

ORACIÓN ANTE UNA DIFICULTAD



Oración de la dificultad
Autor: Padre Gonzalo Gallo


Dios mío gracias por estar aquí; siempre presente, dando paz y amor,  perdonando e iluminando. ¿Qué sería de mi sin tu aliento y sin tu amor? Yo sería un cauce sin agua, un cuadro sin colores, una planta sin sol. Tú, Señor, eres mi fuerza, la respiración de mi alma, mi fuente de energía, mi  inspiración y mi descanso. ¿Por qué me olvido de ti? ¿Por qué te busco sólo  cuando estoy rodeado de sombras y con las esperanzas rotas? No me dejes,  Dios mío, háblame, tócame, despiértame. No permitas que me aleje de ti y  naufrague en el mar del desespero.

 Sé luz en mi mente, paz en mi corazón, sabiduría en mis decisiones, amor en  mis relaciones. Te necesito, Señor. Tu calmas mi desasosiego y alejas los  duendes del mal; contigo es fácil aceptar las asperezas y soportar el dolor.

 Contigo puedo ser comprensivo con los que me ofenden, fuerte ante el dolor  y amoroso con todos. Dame paciencia conmigo mismo y con los demás, una paciencia que me aleje de la ira y el desaliento. Eres mi esperanza y mi fortaleza, mi baluarte y mi descanso. En ti todo lo puedo, y con tu amor los  fardos son llevaderos. Tú me libras de las aguas turbulentas, apaciguas mis
 males y conjuras mis temores. Te amo, Señor, te adoro, te bendigo y te doy gracias.

ORACIÓN PARA LOS MOMENTOS DIFÍCILES



Oración para los momentos difíciles.


Procuraré Señor, en mis momentos de angustia y amargura, recordar tu nombre y alabarlo por ponerme a prueba.

Procuraré Señor, a la hora de pedirte, tener más fe que el día
anterior.

Procuraré Señor, al encontrarme en crisis, pedirte de la mejor forma
la luz para encontrar la solución.

Procuraré Señor, recordar que en el desaliento, tu eres el consuelo y
el impulso para seguir viviendo en medio de injusticias y sinsabores.

Procuraré Señor, la relación en comunidad con mis semejantes.

Procuraré Señor, dar amor en vez de odio, ayudar y no hundir, tender la mano y no empujar.

Procuraré Señor, perdonar y no juzgar, la caridad y no la avaricia.

Procuraré Señor, la amistad a la enemistad, la unión y no la
desunión.

Procuraré Señor, la paz y no la guerra.

Procuraré Señor, en los momentos más controversiales, tener paciencia y esperanza.

Procuraré Señor, alentar a los demás y no desalentarlos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...