Mostrando entradas con la etiqueta LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA. Mostrar todas las entradas

miércoles, 10 de mayo de 2017

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 10 DE MAYO


Los cinco minutos de María
Mayo 10



María dijo “sí” al enviado de Dios y asumió una vida pobre y humilde, llena de privaciones, y todo el dolor que significaría ser la Madre del Crucificado.

María percibió por la fe que, siendo Madre de Jesús, era la Madre del Mesías, siervo sufriente de su pueblo, con todo lo que eso suponía de dolor, humillación y muerte.

Por la fe, nosotros aceptamos a Cristo, pero debemos cobrar conciencia de que Cristo supone para nosotros sacrificios personales muy dolorosos, negaciones de nuestros gustos y conveniencias, humillaciones muy sentidas, muerte y renuncia a todo lo que no sea Dios.

Si nos abrazamos con Cristo, abracémonos con la cruz de Cristo.
Madre, que eres la omnipotencia suplicante, ruega por nosotros al Padre.



* P. Alfonso Milagro

martes, 9 de mayo de 2017

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 9 DE MAYO


Los cinco minutos de María - por Alfonso Milagro
9 de mayo



Algunas veces se representa a María teniendo a su Hijo Jesús de pie en sus rodillas y mostrándolo así al mundo, como diciendo a los hombres: "Aquí tienen a mi Hijo, que es su Salvador, el único que los puede librar del pecado, causa de todos los males; acudan a Él, a fin de que Él les conceda la salvación que en vano buscan en otros lugares".

Despreocuparse de Cristo es renunciar a la salvación. Buscar la salvación en otro que no sea Cristo es caminar hacia el fracaso más doloroso.

Madre y Señora de toda la creación, preséntala al Padre, para que la salve.

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 8 DE MAYO


Los cinco minutos de María - por Alfonso Milagro
8 de mayo




San Pedro cayó en el pecado de negar al Maestro; pero luego consiguió el arrepentimiento y, tras el arrepentimiento, alcanzó el perdón.

No nos cuesta mucho imaginar que San Pedro acudió a la Madre de Jesús para que ella le alcanzara el perdón de su divino Hijo, y tampoco nos cuesta imaginar el afecto y la ternura con que fue recibido el apóstol pecador, arrepentido y lloroso.

Ese y no otro debe ser el camino que nosotros debemos seguir, si en alguna oportunidad caemos en pecado; no debemos desesperar del perdón, pues conocemos las entrañas de misericordia con que Dios nos espera, pero haremos muy bien en acudir a la Madre del perdón, para que sea ella la que nos presente al divino Redentor.

Madre del amor, suscita en nosotros el arrepentimiento sincero de nuestras culpas.

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 7 DE MAYO


Los cinco minutos de María
Mayo 7



El amor que María tuvo a Dios fue un amor verdaderamente perfecto, porque amó a Dios con toda su intensidad y esa intensidad llegó a tal grado que nunca jamás ningún ser creado pudo ni de lejos igualar.

Ella sola cumplió al pie de la letra el precepto de amar a Dios con todo el corazón, con todas las fuerzas, con toda la mente y con toda el alma.

La medida de nuestro amor a Dios la dará el hecho de amarlo sin medida, sin límites, sin restricciones ni excepciones de ninguna clase.

Como afirma San Pablo, nada nos podrá separar del amor de Cristo: ni el hambre, ni la persecución, ni la muerte, ni ninguna otra cosa; siempre estaremos unidos a Él con los vínculos de la caridad.
Madre de la que hemos recibido el fruto de la vida, que no perdamos esa vida.



* P. Alfonso Milagro

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 6 DE MAYO


Los cinco minutos de María
Mayo 6



“Ciertamente cumplió Santa María con toda perfección la voluntad del Padre y por esto es más importante su condición de discípula de Cristo que la de Madre de Cristo; es más dichosa por ser discípula de Cristo que por ser Madre de Cristo.

Por esto María fue bienaventurada, porque, antes de dar a luz a su Maestro, lo llevó en su seno; llevó en su seno el cuerpo de Cristo; más aún, guardó en su mente la verdad de Cristo.

Cristo es la verdad. Cristo tuvo un cuerpo; en la mente de María estuvo Cristo, la verdad; en su seno estuvo Cristo hecho carne” (San Agustín).

Madre, espejo de todas las virtudes, que sepa mirarme en ti para imitarte.


* P. Alfonso Milagro

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 5 DE MAYO


Los cinco minutos de María
Mayo 5



“No te pido, Madre, el don de las lágrimas, que es angustia disuelta ya en consuelo; que hay también un dolor del pensamiento que tiene una más clara austeridad.

Yo te pido esas claras ideas de mi indignidad, que son como las lentas lágrimas interiores del alma.

Mi corazón, Madre, es un vaso frágil y pequeño y no caben en él las cosas infinitas. Mi corazón está sucio y cansado de tanto amar las cosas; no me sirve para sentir tu angustia callada; para tu angustia, Señora, quiero reservar la intacta y serena amplitud de mi pensamiento” (José María Pemán)
Madre santa, santifica mi vida.


* P. Alfonso Milagro

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 4 DE MAYO


Los cinco minutos de María - por Alfonso Milagro
3 de mayo



A Jesús le agradó presentarse repetidas veces como el Buen Pastor que se preocupa por su ovejas, se desvela y aún muere por ellas.
La piedad cristiana acostumbró también representar a la Virgen María como "la divina Pastora", porque ella también se preocupa por todos los cristianos, que somos "el rebaño" de Jesucristo.
Deja que la divina Pastora te cuide, te busque y te proporcione el alimento espiritual que necesitas; deja que vele por ti y te defienda de los lobos de tus enemigos espirituales; no te alejes de ella, de su protección; incluso no está mal que aspires a ser una de las ovejas regalonas de la divina Pastora.

Madre piadosa, cuida de mi vida y apártala de todo peligro.

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 2 DE MAYO


Los cinco minutos de María - por Alfonso Milagro
2 de mayo



Las diferencias que puedan existir entre los hermanos, nadie mejor que la Madre las puede suavizar y aun hacer desaparecer.

Si los cristianos no hemos logrado aún la unidad que nos pide el Evangelio y que hasta el mundo no creyente reclama de nosotros, es porque no hemos tratado de unirnos en nuestra Madre común.
El Concilio ha centrado el culto y la devoción a María en el ministerio de Jesús y de la Iglesia, pueblo de Dios. Cuando peregrinamos bajo la protección consciente de María, caminamos hacia la unidad; todo lo que hagamos por difundir el amor y la devoción a María, según la orientación del Concilio, será siembra de unidad.

Madre y Virgen, que engendraste al Creador, sé tú el punto de unión de Dios y del hombre y de todos los hombres entre si.

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 1 DE MAYO


Los cinco minutos de María - por Alfonso Milagro
1 de mayo



San José ha sido declarado por la Iglesia "Patrono de todos los obreros", de todos cuantos trabajan con sus manos.

Es que en la Sagrada Familia de Nazareth todos trabajaban con sus manos: San José en su taller de carpintería, Jesús como su ayudante y María como ama de casa en las tareas domésticas.

No consideres el trabajo como un castigo, sino como un medio que Dios pone a tu alcance para perfeccionar el mundo; el estudio y el trabajo son los dos medios principales de que dispones; pero no trabajes solo, deja que te acompañe María, para que ella eleve tu trabajo y lo oriente a Dios.

Madre del pueblo de Dios, que peregrina hacia la casa del Padre, no permitas que tu Iglesia se desoriente en el camino.

martes, 18 de abril de 2017

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 18 DE ABRIL


Los cinco minutos de María - por Alfonso Milagro
18 de abril




No son muchos los cristianos que han estudiado la fe en su profundidad, la teología de la fe, y así han llegado a convencerse de que, cuando la fe es auténtica y llega a su perfección, se convierte en amor.

El que ama de veras llega a la perfección de la fe y el que crece de veras termina amando con generosidad.

Si la Virgen María fue perfecta en su fe, si fue la Virgen creyente por excelencia, se debió a que María amó con toda la fuerza de su naturaleza, con todos los latidos de su Corazón.

Si no tienes suficiente espíritu de fe, examina cómo va tu amor, y si no amas cuanto debes amar, analiza si tu fe es teologal: la fe y el amor son hermana y hermano, que siempre van de la mano.

Madre que buscas nuestra salvación, que mi fe llegue a convertirse en amor, para que mi amor ilumine mi fe.

lunes, 17 de abril de 2017

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 17 DE ABRIL


Los cinco minutos de María - por Alfonso Milagro
17 de abril




No son muchos los cristianos que han estudiado la fe en su profundidad, la teología de la fe, y así han llegado a convencerse de que, cuando la fe es auténtica y llega a su perfección, se convierte en amor.

El que ama de veras llega a la perfección de la fe y el que crece de veras termina amando con generosidad.

Si la Virgen María fue perfecta en su fe, si fue la Virgen creyente por excelencia, se debió a que María amó con toda la fuerza de su naturaleza, con todos los latidos de su Corazón.

Si no tienes suficiente espíritu de fe, examina cómo va tu amor, y si no amas cuanto debes amar, analiza si tu fe es teologal: la fe y el amor son hermana y hermano, que siempre van de la mano.

Madre que buscas nuestra salvación, que mi fe llegue a convertirse en amor, para que mi amor ilumine mi fe.

lunes, 10 de abril de 2017

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 10 DE ABRIL


Los cinco minutos de María
10 de abril 



La gloria de María consiste en que los hombres podemos conseguir nuestra felicidad eterna por ella; su misión consistió en pensar en nosotros, sufrir por nosotros, para que nosotros no nos perdiéramos, sino que alcanzáramos la eterna felicidad.

A imitación de nuestra excelsa Madre, sus hijos debemos pensar en los demás, preocuparnos por los demás, vivir para los demás, buscar la salvación de los demás. Ejercer la acción apostólica, que nos impulsa a vencer nuestra comodidad, nuestra pereza, y acercarnos a la vida de los demás, no para molestar, no por curiosidad, sino para brindarles la salvación y la felicidad.

"Madre educadora de la fe, cuida de que el Evangelio nos penetre, conforme nuestra vida diaria y produzca frutos de santidad" (Puebla 290)



* Alfonso Milagro

sábado, 8 de abril de 2017

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 8 DE ABRIL


Los cinco minutos de María
8 de abril



Cuando Cristo y María entran en la vida de un ser humano, la persona cambia, porque cambia su vida.

Cristo y María transforman el ambiente, oxigenan el espíritu, lo limpian, lo santifican, lo divinizan. Cristo y María, al penetrar en la vida de ese hombre, la llenan de luz y de calor: la luz de la fe y el fuego del amor a Dios y a los hombres.

Así en esta vida todo cambia, todo se mejora, todo se eleva en perfección; ya no es más soberbia, no hay en ella más sensualidad, más egoísmo, más violencia de palabra ni de carácter o temperamento, no hay más celos, ni envidias, no hay más pecados y sí más gracia de Dios, que es santidad.

Madre de la Iglesia, ayúdanos a llevar la novedad del Evangelio a todos los ambientes.


*Alfonso Milagro

miércoles, 5 de abril de 2017

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 5 DE ABRIL


Los cinco minutos de María
5 de abril



A la Virgen María se le aplican aquellas palabras de la Biblia: "Yo duermo, pero mi corazón vigila". Es que María no interrumpió su trato amoroso con Dios Padre, con Dios Hijo y Dios Espíritu en ningún momento del día, y era tan fuerte e intensa su íntima unión con Dios, que nada la podía interrumpir.

Las cosas de la vida, las ocupaciones diarias, los trabajos, los problemas que debemos enfrentar, nada debe separarnos de Dios, nada debe cortar la corriente de afecto y presencia que se establece entre Dios y nosotros.

San Pablo afirmó que nada ni nadie era capaz de separarlo del amor a Cristo. ¿Podrás tú afirmar lo mismo?

"Madre, ayúdanos a enseñar la verdad que tu Hijo ha anunciado y a extender el amor, que es el principal mandamiento y el primer fruto del Espíritu Santo" (Juan Pablo II)


* Alfonso Milagro

martes, 4 de abril de 2017

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 4 DE ABRIL


Los cinco minutos de María
4 de abril



La luz del Espíritu Santo desciende sobre Isabel quien, inspirada e iluminada por aquella luz proclama su bienaventuranza sobre la Virgen María: "Feliz de ti por haber creído".

María tuvo una fe profunda. Vio en su hijo a un niño tierno e indefenso y, al mismo tiempo, creyó que era el Hijo de Dios. Más adelante lo vió crucificado y muerto, vencido y sepultado; y sin embargo, confió en su triunfo y resurrección.

Con frecuencia en nuestra vida las cosas parecen ocultarnos a Dios, pero nosotros debemos saber descubrir la luz aunque nos parezca que en todos los rincones habitan las tinieblas.

Madre, despierta en nosotros una fe profunda, que por encima de las apariencias nos ayude a descubrir la presencia de Dios en los acontecimientos de nuestra vida y nuestra historia.


* Alfonso Milagro

lunes, 3 de abril de 2017

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 3 DE ABRIL


Los cinco minutos de María
3 de abril




Al Corazón de María se lo suele representar en llamas. Este símbolo representa y nos recuerda el amor divino en el que se vio envuelto su maternal Corazón y el amor a los hombres, que tanto nos hace sentir.

En realidad es imposible poder llegar a comprender lo inmenso del amor de la Virgen a Dios; solamente ella pudo amarlo tanto, pues solamente ella pudo amarlo con amor de Madre, de hija predilecta y de Esposa fidelísima.

El amor hace semejantes a los que se aman; ama a Dios, ámalo intensamente y Él irá acercándose a ti, santificándote, elevándote, purificándote de todas las miserias de tu naturaleza humana.

Madre, enséñanos y ayúdanos a ser fieles dispensadores de los grandes misterios de Dios.


* Alfonso Milagro

sábado, 1 de abril de 2017

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 1 DE ABRIL


Los cinco minutos de María
Abril 1




Si Cristo es la luz, María es el espejo que refleja fielmente esa luz.
María es la más semejante a Jesús, la más perfecta imagen de Hija de Dios, en cuya contemplación el Padre se complace graciosamente.

San Pablo nos dice que todos los cristianos estamos llamados a hacernos semejantes a Jesucristo; nadie más semejante a Él que su propia Madre.

Luego, esforzándonos en asemejarnos a María, nos estamos acercando a la semejanza con Jesús. La madre imprime sus rasgos en el hijo; dejemos que la Madre del cielo realice en nosotros esa función maternal, que nos haga cada vez más semejantes a Jesús por la gracia y las virtudes.

Madre de América Latina, crea, conserva, acrecienta espacios de cercanía entre tus hijos, por la fuerza de tu amor.


* P. Alfonso Milagro

viernes, 31 de marzo de 2017

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 31 DE MARZO


Los cinco minutos de María
Marzo 31



Madre, no permitas que me desoriente en mi camino; no dejes que el cansancio se apodere de mí con exceso, de suerte que me detenga, sin adelantar.

Que tampoco me deslumbre el paisaje del camino y me haga olvidar el término y la meta a donde me dirijo.

Madre, que camine siempre con la vista levantada y clavada en la meta final, que es la posesión de tu Hijo Jesús, sin desviarme a derecha o izquierda, respondiendo siempre a las exigencias del amor de Dios y del amor a los hermanos.

Y que en ese camino te lleve siempre a ti, Madre mía, como la más cálida y tranquilizante compañía.

“Madre, perseveras de manera admirable en el misterio de Jesucristo, porque estás siempre donde quiera están los hombres, tus hermanos, donde quiera está la iglesia” (san Juan Pablo II). Por eso te pedimos que alientes nuestro caminar a lo largo de la vida.



* P. Alfonso Milagro

jueves, 30 de marzo de 2017

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 30 DE MARZO


Los cinco minutos de María
Marzo 30


Santa María de los colores, de esos colores en los que se despliega la gracia, porque la gracia es vida, es color y dinamismo, es resplandor, alegría y claridad.

Santa María de los colores y de las flores, de la aurora y del plumaje de las aves, de la limpieza del alma y de la blancura de la pureza. Santa María del dorado amor… ¡Qué distinto vivir la vida en blanco y negro, en la monotonía de un pasar sin ilusión, o vivirla llena de colores, de brillos y claridades, de ilusiones e ideales, de amor!

Madre, ayúdanos a confirmar en la fe a nuestros hermanos.



* P. Alfonso Milagro

miércoles, 29 de marzo de 2017

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 29 DE MARZO


Los cinco minutos de María
Marzo 29




María oraba y meditaba el mensaje de salvación de Dios a su pueblo. El ángel en Nazaret la encontró en total disponibilidad para hacer la voluntad de Dios.

La palabra de Dios nos habla, nos cuestiona, nos exige, nos ubica, nos alienta; es preciso leerla con frecuencia, meditarla con detención, vivirla con fidelidad.

En la oración nosotros hablamos a Dios; en la lectura de la Biblia, Dios nos habla a nosotros; si lo primero es importante, lo segundo es necesario; lo que nosotros podamos decirle a Dios, Él ya lo conoce; lo que Dios nos tiene que decir, siempre es nuevo para nosotros.

“Madre, en aquellas tan sencillas palabras  -He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra-  has encontrado todo el programa de tu vida” (san Juan Pablo II). Te pedimos que nos ayudes a ser fieles a nuestro proyecto de vida.


* P. Alfonso Milagro

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...