Mostrando entradas con la etiqueta LA PASCUA DE RESURRECCIÓN. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta LA PASCUA DE RESURRECCIÓN. Mostrar todas las entradas

viernes, 6 de abril de 2018

10 PROPÓSITOS QUE TE AYUDARÁN A VIVIR MEJOR LA PASCUA DE RESURRECCIÓN


10 propósitos que te ayudarán a vivir mejor la Pascua
Redacción ACI Prensa







En el rezo del Regina Coeli del lunes 2 de abril, el Papa Francisco afirmó que uno de los frutos de la Pascua es la fraternidad, gracias a que Jesús “con su muerte y resurrección, ha derrotado el pecado que separaba al hombre de Dios, al hombre de sí mismo, y al hombre de sus hermanos”.

Por ello, para vivir con más intensidad los 50 días que dura este tiempo litúrgico, el sitio web Catholic Link presentó una lista de diez propósitos elaborados por el autor católico argentino Andrés D' Angelo.

El sitio web recordó que es común hacer resoluciones para Año Nuevo o Cuaresma, pero “rara vez hacemos propósitos de Pascua. ¿Por qué hacer propósitos en Pascua? ¡Porque estamos alegres pues el Señor resucitó verdaderamente como lo había prometido! Y la Pascua es más que el Año Nuevo. Jesús nos ha hecho hombres nuevos. ¿Cómo no proponernos anunciar al mundo la alegría de que la muerte no tiene la última palabra? ¡Esa es la buena noticia! ¡Nosotros resucitaremos con Él!”.

A continuación la lista de “diez cosas hermosas que podremos hacer” en Pascua:

1.- Aprendamos a aceptarnos. Dios no comete errores.

Valoremos las virtudes con las que el Señor nos creó, pero también admitamos los defectos que tenemos y hagamos “lo posible por superarlos, sabiendo que solo Dios me puede ayudar a superarlos para llegar a ser mi mejor versión”.

2.- Antes de criticar o corregir, escuchemos al prójimo con caridad.


Andrés D' Angelo señaló que “muchas veces nos dejamos llevar por ‘dimes y diretes’ que hacen daño a nuestro prójimo. Si sabemos de alguien que está angustiado o pasando por un momento difícil, seamos el oído atento y el corazón comprensivo que necesitan”.

3.- ¡Seamos Compasivos! Antes de criticar los errores ajenos, corrijamos los nuestros.

Dejemos de estar pendientes de los errores de los demás y preguntémonos por cosas “en las que podemos crecer”, como por ejemplo “en la paciencia con los errores del prójimo”.

4.- Cuidemos nuestro cuerpo. Iniciemos alguna actividad física.

“¡Cristo Resucitó en Cuerpo y Alma!”. Por tanto, también tenemos que cuidar nuestro cuerpo para que dé todo lo que pueda en el servicio a los demás. “Iniciar en esta época una actividad física que me lleve a cuidar el don de Dios de mi cuerpo”, destacó D' Angelo.

5.- ¡Verdaderamente resucitó! Hagamos resucitar una amistad olvidada.

“¿Hace mucho que no sabemos de algún amigo? ¿La vida nos separó y no sabemos dónde está? ¡Aprovechemos la Pascua para llamarlo y quedemos en vernos durante la semana! ¡Hagamos resucitar la antigua amistad!”, sugirió el autor de la lista.

6.- ¡Él murió por nosotros! Comprometámonos en un apostolado por los demás.

Ofrezcamos nuestra ayuda a quien la necesite, tal vez a una persona abandonada. D' Angelo sugirió ir “a las plazas a buscar a los que pasan solos la Pascua, y llevémosle comida o un regalo”.

7.- ¡Perdonemos de verdad! Reconciliémonos con alguien que nos haya herido.

“La Pascua de Resurrección es una oportunidad hermosa para dejar atrás las heridas del pasado”. Por ello, esta resolución invita a buscar a una persona que nos haya herido y que nos cueste perdonar de corazón.

8.- Exploremos nuestros talentos para el servicio de los demás.

¿Alguna vez te has preguntado qué talentos ocultos tienes? Esta es la oportunidad para descubrirlos y comenzar “este tiempo pascual a donarnos a los demás. Nuestro Señor resucitado va a multiplicar nuestros talentos para ayudar”.

9.- ¡Celebremos la vida! Toda vida, la que comienza y la que se acerca a su fin.

“¿Sabemos de alguien que está hospitalizado? ¡Vamos a visitarlo! El domingo de Pascua dura toda una semana, así que podremos ir en cualquier momento. Alegremos con nuestra presencia a los que están afligidos por la enfermedad. Y celebremos la vida de los recién nacidos”, indicaron los creadores de la lista.

10.- Cuestionemos la vocación.

Este propósito anima a realizar un retiro vocacional para conocer “qué es lo que Dios espera de mí”. “El Plan de Dios es perfecto y quiere mi felicidad. ¿Por qué no ofrecerme a cumplir los sueños de Dios para mi vida?”, precisó D'Angelo.

martes, 18 de abril de 2017

PASCUA: 50 DÍAS PARA CANTAR ALELUYA


Pascua: 50 días para cantar ¡Aleluya!
El grito que invita una y otra vez a alabar y dar gracias al Señor, porque es eterna su misericordia. 


Por: P. Fernando Pascual LC | Fuente: Catholic.net




En la noche, una llama vacilante. El sacerdote y la gente encendieron sus velas. La luz se expandió. Las tinieblas retroceden. La procesión avanzó hacia el altar. La iglesia se llenó de resplandor. La Iglesia celebra la Pascua.

La Vigilia Pascual tiene un encanto mágico. Nos presenta el evento más importante de la historia humana: Cristo ha resucitado y vive para siempre.

El mundo, aparentemente, sigue su marcha, monótona o entusiasta, entre alegrías y penas. Pero quien se deja tocar por la gran Noticia sabe que la muerte ha sido vencida, que el pecado no es la última palabra de la historia, que el perdón ha cancelado la condena.

Sabemos, por los Evangelios, que Cristo se apareció a sus seguidores durante 40 días y luego ascendió a los cielos. Pasados 10 días, los primeros discípulos recibieron el Espíritu Santo.

La Iglesia celebra este acontecimiento con 50 días de fiesta, de canto, de esperanza. Es el tiempo del "aleluya", del grito que invita una y otra vez a alabar y dar gracias al Señor, "porque es eterna su misericordia".

El Papa Benedicto XVI lo explicaba con estas palabras: "El tercer gran símbolo de la Vigilia Pascual es de naturaleza singular, y concierne al hombre mismo. Es el cantar el canto nuevo, el aleluya. Cuando un hombre experimenta una gran alegría, no puede guardársela para sí mismo. Tiene que expresarla, transmitirla. Pero, ¿qué sucede cuando el hombre se ve alcanzado por la luz de la resurrección y, de este modo, entra en contacto con la Vida misma, con la Verdad y con el Amor? Simplemente, que no basta hablar de ello. Hablar no es suficiente. Tiene que cantar" (Vigilia Pascual, 11 de abril de 2009).


Tenemos ante nosotros 50 días de aleluya. Es la Pascua, el paso, la victoria del Señor. De corazón, desde la esperanza que ilumina toda la vida humana, ¡felices pascuas!

LA PASCUA ES LO MÁS GRANDE DE NUESTRA FE


La Pascua es lo más grande de nuestra fe
Jesús realiza la Pascua. Jesús pasa al Padre. ¿Es solo El quien pasa de este mundo al Padre? ¿Y nosotros ?...


Por: Ma Esther De Ariño | Fuente: Catholic.net




Estamos en la Pascua, la Pascua Florida. Llegó con el Domingo de Resurrección.

Los vacacionistas regresaron..... otros lamentablemente no volverán. Salieron felices y animosos pero ya no hubo regreso. Los recordamos y pedimos por ellos.

La Pascua es el Misterio más grande de nuestra fe. Cristo ha resucitado y la Muerte quedó vencida porque su Resurrección la mató. San Agustín nos dice: - "Mediante su Pasión, Cristo pasó de la muerte a la vida. La Pascua es el paso del Señor"

Ya dejamos atrás los días de Pasión y muerte. Seguiremos venerando la cruz que fue el medio que nos hizo cruzar a la otra orilla de luz y de vida eterna. Sin cruz.... no se llega. No se alcanza la resurrección. ¡Cristo resucitó y su tumba quedó vacía!

Volvemos a los días de trabajo, a la rutina... ¿qué ha dejado este paso de Dios en nuestras almas? ¿Podemos decir que nuestra Pascua ha sido "hacia adentro", que hemos sentido que el Señor ha pasado y ha dejado alguna huella de su resurrección en nuestra vida?

Jesús realiza la Pascua. Jesús pasa al Padre. ¿Es solo El quien pasa de este mundo al Padre? ¿Y nosotros ?...

Dios es Omnipotente y puede hacerlo Todo, pero... "no puede" obligarnos a tener un corazón arrepentido. Nos deja en libertad para amarlo o para ofenderlo, para querer estar unidos a El o para olvidarlo y esa libertad es tan traicionera que nos puede DAR o QUITAR el derecho a nuestra propia y gloriosa resurrección. Porque resucitar eso si, lo haremos todos. Ya que así lo decimos y creemos en nuestro Credo - creo en la resurrección de los muertos.

Lo que hemos vivido estos días no puede pasar sin dejarnos algo, sin dejarnos una huella en el alma, ahora que proseguimos el camino de nuestro quehacer de siempre.

Cristo resucitó y los apóstoles, uno a uno, dieron su vida por esta VERDAD que deslumbra.

Pedro comió y bebió con Jesús después de su Resurrección, Tomás metió sus dedos en las llagas del Cristo resucitado y Pablo nos recuerda que si hemos resucitado con Cristo por el Bautismo, debemos de vivir la nueva vida en espera de su regreso y tenemos el compromiso de llevar por el mundo la palabra de Dios.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...